Donald Perkins, un banquero de Nueva York, se muestra asombrado cuando descubre que Uber, la empresa norteamericana de transporte de pasajeros que amenaza el reinado del taxi, está prohibida en varios países de Europa, incluido España. "Aquí también hay un debate sobre Uber, especialmente en cuanto a regulación laboral, pero su prohibición sería imposible", explica.

La cantante Courtney Love expresó de manera mucho más cruda su sorpresa respecto a la posición de Europa frente a Uber la semana pasada, cuando se vio afectada por las manifestaciones que colapsaron varias ciudades francesas. "¿Esto es Francia? Estoy más a salvo en Bagdad", dijo.

Inversores y usuariosSon dos ejemplos de la profunda brecha empresarial que separa la mentalidad norteamericana de los negocios frente a la europea.

En Uber se concentran, además, las muy distintas percepciones por parte de los usuarios e inversores, que declaran su apoyo total a la compañía; frente a los reguladores y sectores económicos tradicionales, que no ven clara la legalidad del negocio y que consideran que Uber no está sometido a las mismas reglas del juego que el resto.

Mientras la empresa tecnológica fundada en 2009 por Travis Kalanick se enfrenta a los tribunales de todos los rincones del planeta por supuesta actividad ilícita, su base de operaciones no deja de crecer, con presencia en 300 ciudades de 57 países y más de 8 millones de usuarios.

Mientras Francois Hollande, presidente de Francia, exige la "disolución" de la compañía y el embargo de sus coches "ilegales", los inversores acaban de cerrar una nueva ronda de financiación de 1.500 millones de dólares (1.350 millones de euros) que supone valorar a Uber en 50.000 millones de dólares.

Con las últimas operaciones, el grupo podría captar hasta 10.000 millones de dólares, un importe que superaría las cantidades obtenidas por gigantes como Facebook y Google antes de que empezaran a cotizar en Bolsa.

La compañía, que ya es la start up no cotizada más valorada del mundo, prevé destinar el nuevo capital a su crecimiento en más mercados.

BolsaLas cifras de negocio de la tecnológica no se han desvelado, pero todo apunta a un crecimiento vertiginoso que incluye un millón de carreras al día y que le llevará a la Bolsa a medio plazo.

Uber ha optado por crecer en todo el mundo con el objetivo aparente de alcanzar una gigantesca base de usuarios que sostenga las cifras del negocio y que, a la vez, haga casi imposible el veto a su actividad.

Pese a todo, Uber tendrá que cambiar, muy probablemente, algunos aspectos de su estructura incluso en Estados Unidos, donde más de la mitad de la población accede sa sus servicios.

Un tribunal de California, donde se encuentra la sede del grupo, acaba de declarar a una de sus conductoras como empleada y no como contratista independiente, una decisión que podría revolucionar todo el modelo de negocio de Uber, que cuenta con alrededor de doscientos mil conductores.

Diario Expansión de EspañaRed Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

TAGS RELACIONADOS