Módulos Temas Día
gestion.pe

Contenido exclusivo: Edición impresa

The Economist: Cómo regular las criptomonedas

La publicación británica plantea tres preguntas para los supervisores de activos digitales. No es de extrañar que los reguladores quieran ejercer un mayor control pues la oportunidad de recaudar dinero a través de ICO ha atraído a tantos estafadores como empresarios.

criptomonedas

criptomonedas

Muchos en la industria piensan que la regulación ayudaría a legitimar las criptomonedas.

El alborotado paseo parece haberse calmado. A fines del año pasado, los especuladores hicieron subir el precio de las criptomonedas como la espuma. El valor del bitcoin, la más conocida, se ha reducido a la mitad desde entonces. Pero el impulso detrás de todas las ‘criptocosas’ sigue siendo poderoso. Bitcoin todavía vale siete veces más de lo que valía hace un año.

En el primer trimestre de este año, según CoinDesk, un servicio de noticias, se recaudaron US$ 6,300 millones a través de Ofertas Iniciales de Monedas o ICO, una forma de financiación en la que las empresas emiten fichas digitales, más que en todo el 2017. El mes pasado, el sitio web Student Loan Report encontró que uno de cada cinco estudiantes estadounidenses que encuestó había utilizado parte de su préstamo para unirse a la fiebre de las criptomonedas.

No es de extrañar que los reguladores quieran ejercer un mayor control sobre la criptoesfera. La oportunidad de recaudar dinero a través de ICO ha atraído a tantos estafadores como empresarios genuinos. El jefe de Europol, la agencia policial de Europa, ha estimado que entre el 3% y el 4% de los ingresos procedentes de actividades criminales en la región ahora se lavan a través de criptoactivos.

Muchos en la industria piensan que la regulación ayudaría a legitimar las criptomonedas. Sin embargo, los criptoentusiastas también tienen razón en temer que una regulación demasiado entusiasta, como la prohibición de China de los criptointercambios y las ICO, pueda estrangular una prometedora tecnología.

Para lograr el equilibrio correcto, los reguladores deben encontrar respuestas sensatas a tres preguntas: ¿qué son los criptoactivos? ¿Cómo deben manejarse los riesgos cotidianos? ¿Y qué amenaza representan para la estabilidad financiera?

Hoy no hay consenso sobre qué es un criptoactivo. Incluso dentro de los países, las autoridades no están de acuerdo en cómo clasificarlos. ¿Son una mercancía, una moneda, una garantía o su propia clase de activos peculiares?

En Estados Unidos, la Securities and Exchange Commission ha insinuado que tratará la mayoría de las fichas emitidas a través de ICO como valores. Eso significaría requisitos onerosos de divulgación. Pero un enfoque general no captura la naturaleza cambiante de muchos activos digitales.

Es mejor seguir el camino del regulador suizo FINMA, que en febrero dijo que basaría el tratamiento en su función real, es decir, si se usan para pagos; como una ficha para servicios que le da acceso a su titular a un servicio específico; o como una inversión. Esto también significa que la clasificación de una ficha o token puede cambiar con el tiempo.

Dichas decisiones apuntan a cómo lidiar con los riesgos criptográficos cotidianos, desde el lavado de dinero hasta la protección del consumidor. Los delincuentes fueron de los primeros en adoptar las monedas digitales. La regulación podría ayudar a eliminarlos extendiendo las reglas existentes contra el blanqueo de dinero a la criptoesfera.

Los objetivos obvios son los intercambios donde el dinero ordinario se intercambia por criptomonedas y viceversa. Los reguladores deberían exigir que estos intercambios apliquen estándares similares a los de los bancos. Estos incluyen requerir la identificación de todos los clientes y mantener un registro de las transacciones inusuales.

Varios países, incluidos Australia y Corea del Sur, ya lo hacen; a principios de este mes, la UE aprobó una directiva que estipula lo mismo. Existe la necesidad de un enfoque armonizado para evitar flujos ilícitos de dinero a criptorefugios.

Respecto a cuánta protección deberían tener los consumidores cuando invierten en criptoactivos, algunos abogan por restringir el mercado a los inversores acreditados, sobre la base de que pueden ser mejores para juzgar los riesgos que los apostadores comunes y ciertamente están más protegidos contra cualquier pérdida. Pero la barrera de imponer prohibiciones sobre cómo la gente puede arriesgar su propio dinero debería ser alta.

Las autoridades de muchos países emiten advertencias explícitas sobre los riesgos asociados con la criptoespeculación; varios están tomando medidas drásticas contra la publicidad de las ICO. Eso, sumado a las reglas existentes para castigar el fraude total, es suficiente.

La tercera pregunta se responde fácilmente en este momento. Los criptoactivos aún no representan un riesgo para la estabilidad financiera global; de forma acumulativa, valen menos del 3% de los balances combinados de los bancos centrales de América, Gran Bretaña, Alemania y Japón.

Pero los cambios bruscos de bitcoin son una advertencia de que las cosas pueden cambiar rápidamente. Los reguladores deben vigilar el clima de los factores que podrían aumentar el riesgo sistémico, como la cantidad de préstamos que hacen los criptoinversores.

Enlazando criptoactivos
La regulación de criptoactivos no es una tarea fácil. Demasiada burocracia puede obstaculizar la innovación. Algunos piensan, por ejemplo, que las ICO podrían dar lugar a una nueva forma de "criptocooperativa" en la que las fichas digitales proporcionen a los fundadores, empleados y usuarios un interés compartido en su éxito.

Al mismo tiempo, un mercado en el que los estafadores y criminales deambulan libremente disuade a los actores honestos de participar. El hecho de que todo esto sea un nuevo terreno tecnológico aumenta la presión sobre los reguladores para que muestren una flexibilidad inusual.

Mientras que la criptografía tenga su imagen del Lejano Oeste, los reguladores necesitarán mantener su mentalidad al estilo del Viejo Oeste.

Leer comentarios ( )

Ir a portada