(Bloomberg) Sony está intentando transformar la en una usina de entretenimiento y desarrollar un casco de realidad virtual para el mercado de juegos.

Y por lo menos en esta lucha el conglomerado con sede en Tokio, que ha perdido dinero en cinco de los últimos seis años, podría tener una ventaja. El avance significativo de en las ventas de consolas para videojuegos podría dar un impulso al casco Project Morpheus que la empresa exhibe hoy en la Electronic Entertainment Expo. La principal competencia es Oculus VR, pionero de las gafas de realidad virtual que está siendo adquirido por Facebook.

"No sólo está el peso de Sony, también está el peso de un negocio de juegos de Sony que se ha renovado, y hay que incluir el hecho de que realiza programas de TV y películas", dijo Mike Vorhaus, vicepresidente primero de la firma de investigación Frank Magid Associates.

La división de Sony es uno de los pocos puntos positivos para una empresa cuyo negocio de televisores no es rentable desde hace un decenio y cuyos teléfonos inteligentes y tablets son segundones permanentes de Apple y Samsung.

El juego es la primera aplicación exitosa para los cascos de , que podrían convertirse en el equipo estándar para experiencias que acercan o incluso sumergen a los usuarios en la acción, desde mirar deportes hasta tomar clases online.

Atraer no sólo a jugadoresLos estudios de televisión y cine pueden alimentar sus consolas con material ya listo de realidad virtual, y el casco Project Morpheus podría ayudar a atraer no sólo a jugadores. La idea del máximo responsable ejecutivo, Kazuo Hirai, es ofrecer una serie de propuestas a través de la Web para desafiar a Apple, Samsung, Google y ahora . Para tener éxito, "PlayStation necesita ampliar su base de usuarios", dijo Hirai el mes pasado.

El casco de Oculus, llamado Rift, debe conectarse a una PC de gran potencia para funcionar bien. Morpheus funciona con la PS4, que mejoró el hardware y el audio de alta definición. Se vendieron más de 7 millones de PS4 desde su debut en noviembre, y hay más de 100 millones de PlayStations funcionando en el mundo.

Si bien las gafas de realidad virtual se han probado durante décadas, recién ahora la tecnología de pantallas se ha vuelto barata y liviana como para ofrecer oportunidades en el mercado masivo.

"El hecho de que se sume Sony ayuda. Han invertido para adoptar la tecnología temprano y fue uno de los primeros en pensar cómo hacer funcionar juntos la realidad virtual y el entretenimiento de los juegos", dijo el máximo responsable ejecutivo de Oculus, Brendan Iribe. "De todos modos, todavía pensamos que tenemos la mejor RV de calidad superior".

Facebook dijo en marzo que proyectaba comprar la empresa Oculus con sede en Irvine, California, por US$2,000 millones. "La abre la posibilidad de experiencias completamente nuevas", dijo el máximo responsable ejecutivo Mark Zuckerberg en un posteo en Facebook.

En la conferencia de E3 el año pasado, Oculus conquistó a los jugadores y ganó el premio en la categoría de mejor hardware de la muestra. La empresa emergente, que recaudó US$2.4 millones en una campaña de financiamiento colectivo Kickstarter, vendió más de 80,000 equipos para desarrolladores y se apresura a fabricar un prototipo para minoristas, dijo Iribe.