Los rivales de están ofreciendo teléfonos inteligentes con pantallas más grandes. Pero la marca de la manzana no piensa quedarse con los brazos cruzados y está dispuesta a salir de las tradicionales cuatro pulgadas.

Algunas personas familiarizadas con los planes de la firma aseguraron al diario que los chicos de Cupertino planean lanzar para este año dos modelos de con pantallas más grandes.

De acuerdo a esa información, uno de los siguientes iPhone de la tecnológica tendrá una pantalla de 4,5 pulgadas y el otro modelo incorporaría una pantalla que superará las cinco pulgadas.

Mientras que el terminal de menor tamaño ya se encuentra en proceso de producción, el iPhone más grande aún está en fase de desarrollo. Ambos llegarán a las manos de sus futuros propietarios en carcasas metálicas.

Los dos teléfonos serán develados en septiembre, el mes preferido por Apple para presentar sus productos. WSJ descartó que los próximos iPhones vayan a contar con pantallas curvas.