Módulos Temas Día

Próximo gran tema en energía será el almacenamiento

Los proyectos solares y eólicos de más alto costo en Estados Unidos ahora generarán electricidad al menos tan barato como las centrales a carbón de más bajo costo, según un informe publicado el año pasado por Lazard Inc.

energía

energía

A principios de la década del 2020, las energías renovables se habrán vuelto tan baratas que será más rentable construir centrales para ellas que operar incluso una central nuclear o a carbón ya existente. (Foto: Bloomberg)

¿Cree que los costos de la energía solar y eólica están cayendo en picada y están transformando el panorama energético? Entonces debería estar apostando a formas de almacenar esa electricidad.

Para comprender por qué, considere lo siguiente: a diferencia de casi todos sus rivales en el espacio de generación energética, los paneles solares y las turbinas eólicas son bienes producidos en masa.

Eso significa que están sujetos a las reglas de mejora continua y a la disminución de los costos que vemos con los semiconductores, los productos para el hogar y el vestuario a medida que aumentan los volúmenes de producción y las fábricas se menoscaban unas a otras.

Las centrales eléctricas tradicionales son esencialmente proyectos de construcción a gran escala, que rara vez logran el mismo tipo de dividendos en términos de eficiencia.

Como resultado, el costo de las plantas renovables recién construidas ha ido disminuyendo. Los proyectos solares y eólicos de más alto costo en Estados Unidos ahora generarán electricidad al menos tan barato como las centrales a carbón de más bajo costo, según un informe publicado el año pasado por Lazard Inc.

En Australia, ese diferencial de precios significa que es improbable que uno de los mayores exportadores mundiales de carbón construya otra generadora que opere con este mineral, dijo el miércoles en Sídney Catherine Tanna, directora gerente de EnergyAustralia Pty, en el marco de una conferencia de Bloomberg Invest.

A principios de la década del 2020, las energías renovables se habrán vuelto tan baratas que será más rentable construir centrales para ellas que operar incluso una central nuclear o a carbón ya existente, dijo en enero en una conferencia de inversionistas Jim Robo, máximo ejecutivo de la firma con sede en Florida NextEra Energy Inc.

Los mineros del carbón esperan ver un tramo final de la demanda en la próxima década a medida que aumenten los ingresos en las economías emergentes de Asia, pero incluso allí, la rápida caída del costo de las energías renovables implica que el combustible sólido está a punto de quedar fuera del mercado, según datos de Bloomberg New Energy Finance.

Sin embargo, el problema con las cosas que se vuelven extremadamente baratas es que a menudo se acaba teniendo demasiadas. Esa situación se ve agravada por la naturaleza sin interrupción que tiene la energía solar y eólica. Tome como ejemplo el reciente mandato de California de colocar paneles solares en los techos de todos los edificios nuevos.

Como escribió mi colega Liam Denning la semana pasada, uno de los posibles efectos será llevar más electrones a un mercado de electricidad a media tarde que ya esté saturado de oferta.

Ahí es donde entra el almacenamiento. La mayoría de los mercados eléctricos están estructurados en forma de subastas minuto a minuto, donde la red comprará la electricidad que sea más barata. Un resultado de ello es que donde la penetración de las energías renovables es mayor, los precios al por mayor de la electricidad han llegado en ocasiones a cero o incluso a territorio negativo, como ilustra este gráfico de Bloomberg New Energy Finance:

Para las generadoras convencionales, esa es una noticia terrible: deben vender electricidad por menos del costo de producirla o cerrarla por un tiempo, lo que básicamente crea el mismo problema, ya que reduce la utilización de la capacidad de la central y socava su retorno sobre capital.

Sin embargo, si uno está en el negocio del almacenamiento, es una propuesta atractiva. Tal como argumentamos el año pasado cuando Tesla Inc. instaló una batería de red de iones de litio fuera de Adelaida, los precios negativos dan a los operadores de almacenamiento la oportunidad de cobrar por cargar sus celdas y luego les pagan también por descargarlas.

Existen ventajas similares para las centrales que alcanzan máximos de gas natural, que pueden apagarse y encenderse mucho más rápidamente que las generadoras nucleares y carboníferas. Pero si bien la rentabilidad de las turbinas de gas está limitada por el precio que pagan por el metano que queman, con una base de costos potencialmente negativa, los operadores de almacenamiento pueden aspirar a márgenes por encima del 100%.

El almacenamiento no tiene que significar solo baterías, cuyos costos relativamente altos y tamaños pequeños significan que realmente son más adecuados solo para la demanda a corto plazo en la escala de segundos a algunas horas.

Los proyectos de almacenamiento de energía de mayor capacidad son centrales hidroeléctricas de bombeo, que mueven el agua hacia depósitos a desnivel utilizando electricidad barata en horario de bajo consumo y luego la dejan correr hacia abajo durante el horario de mayor consumo cuando los precios son más altos.

El Gobierno de Australia está planificando un gran plan hidroeléctrico de bombeo con su proyecto Snowy Hydro 2.0; EnergyAustralia está estudiando una empresa similar y Liberty House Group hará lo mismo, dijo el miércoles a Bloomberg Television su fundador, Sanjeev Gupta.

Más allá de eso, existen tecnologías menos avanzadas que podrían bombear aire a cavernas subterráneas o cámaras de aire submarinas, o usar electrones en horarios de bajo consumo para producir biocombustibles o hidrógeno que se puedan quemar en tiempos más cortos.

La respuesta a la demanda (hacer que los consumidores se desconecten durante los períodos de mayor consumo) y las mejores redes de transmisión para integrar activos de generación lejanos también ayudarán.

Los críticos de las energías renovables tienen razón al señalar que sus costos en constante disminución alterarán el status quo. El problema es que la solución que proponen es una retirada de los mercados, precios más bajos y energía limpia, y orientadas a los mandatos estatales de respaldar el costoso y finalmente catastrófico consumo de combustibles fósiles.

El viento y la energía solar -y, sin duda, el gas- han transformado el panorama energético en la última década. El almacenamiento hará lo mismo en los próximos años.

Por David Fickling

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )

Ir a portada