Módulos Temas Día

Pentágono vencerá a Uber y Tesla en vehículos autónomos

"Vamos a tener vehículos autónomos en el teatro de operaciones para el Ejército antes de que tengamos vehículos autónomos en las calles", dijo Michael Griffin, subsecretario de Defensa para Investigación e Ingeniería de EE.UU.

Uber

Uber

Las firmas de tecnología y los fabricantes de automóviles están compitiendo para desarrollar vehículos autónomos para desplegar en flotas de servicios de transporte. (Foto: Bloomberg)

Olvídese de Uber, Waymo y Tesla: el próximo gran nombre en los vehículos autónomos podría ser el Pentágono.

"Vamos a tener vehículos autónomos en el teatro de operaciones para el Ejército antes de que tengamos vehículos autónomos en las calles", dijo Michael Griffin, subsecretario de Defensa para Investigación e Ingeniería, a los legisladores en una audiencia en el Capitolio este mes. "Pero las tecnologías centrales serán las mismas".

Es mucho lo que está en juego para el Ejército. Según Griffin, el 52 por ciento de las víctimas en las zonas de combate se puede atribuir a personal militar que entrega comida, combustible y otros servicios logísticos. Reemplazar a esas personas por sistemas que funcionen con inteligencia artificial podría reducir significativamente las lesiones y las muertes, agregó.

"Estás en una posición muy vulnerable cuando haces ese tipo de actividad", dijo Griffin. "Si eso se puede hacer con un vehículo automatizado no tripulado con un algoritmo de conducción de IA relativamente simple donde no tengo que preocuparme por los peatones y las señales de tráfico y todo eso, ¿por qué no lo haría?"

Las firmas de tecnología y los fabricantes de automóviles incluidas la división Waymo de Alphabet Inc. y General Motors Co. están compitiendo para desarrollar vehículos autónomos para desplegar en flotas de servicios de transporte. Uber Technologies Inc. ha introducido camiones autónomos en autopistas de EE.UU. a modo de prueba en algunos lugares.

Waymo ha estado trabajando en la tecnología por más de una década, y la mayoría de las otras compañías han encontrado importantes obstáculos, que han sido puestos de relieve tras la muerte de un peatón que fue atropellado por un SUV autónomo de prueba de Uber en marzo.

Más allá del desafío técnico de diseñar un automóvil que pueda atravesar calles caóticas sin conductor, los desarrolladores civiles de vehículos autónomos deben navegar en un entorno legal y regulatorio en constante evolución. Los vehículos de pasajeros deben cumplir con los requisitos federales de seguridad vehicular que rigen desde los indicadores de giro hasta sistemas de frenado, muchos de los cuales suponen que los conductores serán humanos.

Pero los vehículos autónomos del Ejercito no circularán libres de regulación solo porque se dirigirán a los campos de batalla, según Karlyn Stanley, investigadora y abogada de RAND Corp.

Investigación DARPA
"La estructura regulatoria aquí en EE.UU. y en los países donde EE.UU. podría enviar tropas es muy diferente", dijo Stanley. "Cómo se van a regular los vehículos autónomos, en términos de seguridad, ciberseguridad, privacidad y responsabilidad, esos serán temas críticos", que tendrá que abordar el Pentágono también, agregó.

Griffin dijo que el Pentágono "tiene que aprovechar absolutamente" lo que las compañías privadas están haciendo para desarrollar autos sin conductor, aunque no mencionó ninguno por su nombre y su oficina declinó hacer comentarios cuando se le pidió más detalles sobre los planes del Pentágono.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por su sigla en inglés) que supervisa Griffin, ha estado financiando la investigación de autos sin conductor durante años y patrocinó su primera competencia por los vehículos en el 2004.

"El Ejército tiene muchas expectativas por conocer y aprovechar lo que se ha hecho comercialmente, en lugar de intentar reinventarlo y hacerlo ellos mismos", dijo Stanley de RAND.

US$ 700,000 millones
Con un presupuesto anual de casi US$ 700,000 millones, el Pentágono puede permitirse emprender agresivamente en la tecnología de vehículos autónomos mucho más allá de los camiones de entrega de combustible y alimentos. El Ejército, por ejemplo, está impulsando iniciativas para desarrollar tanques no tripulados y vehículos más inteligentes para el desarme de bombas, aunque muchas de esas tecnologías serán controladas a distancia, no autónomas.

BAE Systems Plc, el fabricante del vehículo blindado multiusos con tripulación del Ejército, también fabrica vehículos no tripulados conocidos como el Ironclad y el vehículo de combate robótico armado. Se espera que el Ironclad, que parece un tanque en miniatura sin torreta de fuego, desempeñe funciones de reconocimiento, evacuaciones de personal herido y eliminación de artefactos explosivos, según el sitio web de la compañía con sede en Londres.

Submarinos sin piloto
La Marina busca ayuda para desarrollar tecnología para la próxima generación de vehículos subacuáticos no tripulados grandes y extra grandes que incorporen inteligencia artificial para que puedan manejar los peligros de navegación tales como el tráfico de barcos comerciales, las actividades pesqueras, los mamíferos marinos y la prospección de petróleo, gas o minerales. Lockheed Martin Corp. y Boeing Co., los dos principales contratistas de EE.UU. compiten en el programa, y enfrentan una revisión crítica de diseño en diciembre.

Leer comentarios ( )

Ir a portada