podría significar la nueva luz de esperanza para . Luego del lanzamiento de Windows 8, la acogida del sistema operativo en el mundo de las tabletas ha sido bastante pobre, a diferencia de su adopción para el caso de ordenadores.

De acuerdo a un reciente informe de Gartner, la caída en las ventas de las computadoras de escritorio continuará, mientras que la popularidad de las tabletas y smartphones seguirá creciendo. Además, Gartner predice que la industria venderá 25 millones de dispositivos ultramóviles este año y hasta 96 millones en 2017.

Evidentemente, la compañia es consciente de que esa realidad impactará en su negocio. En efecto, en noviembre de 2012, el , resaltó que Microsoft ya había dejado de ser una firma de software enfocada a lincenciar su sistema operativo a los fabricantes de PC.

No obstante, Redmond todavía tiene el 90% del mercado de la PC en su haber, pero cuenta con la capacidad de moverse hacia la convergencia móvil-PC, gracias a que posee más de 1,000 millones de clientes leales.

Por ello, ya se aventuró a convertirse en una firma de dispositivos y servicios. Aunque Windows 8 no ha tenido el impacto esperado, se avecinaría un sistema capaz de hacer frente a y .

Se trata de Windows Blue, el cual podría garantizar que los productos de Microsoft evolucionen al mismo ritmo que el resto del mundo tecnológico, representado una amenaza para el motor de búsqueda y el gigante de la manzana.

Según Fortune, si hay un ápice de verdad en los rumores de que la compañia fusionará las plataformas Windows y , Blue podría terminar siendo un gran negocio. La disolución de la barrera entre los dispositivos móviles y de escritorio sería impresionante.

La opción de la firma norteamericana sería mejor que la de sus competidores, dado a que se encontraría en una posición ventajosa al brindar una experiencia única de Windows en los distintos PC, tablets y smartphones. Así, Blue se convertiría, de acuerdo al mencionado medio, en líder poniendo en jaque a sistemas operativos como e .