El Panel de las sobre la Agenda Post-2015 concluyó que para poder alcanzar los Objetivos del Milenio necesitamos una "revolución de datos".

La importancia de los datos en la nube –o como lo llaman en inglés– abre numerosas oportunidades para el desarrollo y debemos aprovecharlas. Aquí algunos ejemplos que ilustran cómo podemos beneficiarnos de esta "revolución de datos".

1. Entender procesos demográficos y migratoriosEl rastreo de actividad de teléfonos celulares vía GPS puede ayudarnos a comprender patrones de migración y de formación de grupos sociales en ciudades. Gracias a la llamada "minería de datos" , el instituto SAS pudo identificar tendencias de desempleo en Estados Unidos e Irlanda tres meses antes que los informes oficiales, y se dieron cuenta de que las conversaciones en medios sociales sobre la pérdida de propiedad privada tuvieron lugar dos meses antes que las de desempleo.

2. Identificar hábitos y problemas socialesAlgunas investigaciones demuestran que compartimos en Twitter y Facebook enfermedades que a veces no compartimos con los doctores. El análisis de en los medios sociales puede ayudarnos a descubrir posibles enfermedades endémicas, así como comprender nuestros hábitos de salud como la práctica de ejercicio, o el consumo de droga o alcohol.

3. Mejorar los sistemas de alerta de desastresEl Servicio Geológico de Estados Unidos busca en Twitter los incrementos en el volumen de mensajes sobre terremotos y ha sido capaz de localizar terremotos con un 90% de exactitud. En otros casos, gracias al uso de sistemas de sensor robótico, la Iniciativa de Observatorios Oceanográficos monitorea la actividad oceánica y ofrece análisis en tiempo real para anticipar el riesgo de tsunamis.

4. Comprender tendencias económicasLos investigadores del MIT desarrollaron un sistema que recoge datos diarios sobre precios de bienes vendidos o promocionados en la web y lo utiliza para estimar la inflación con alta precisión. Gracias a esto, se pueden identificar picos de inflación mucho más rápido que con métodos tradicionales.

5. Detectar riesgo de pandemia en tiempo realGoogle Flu Trends y Google Dengue Trends permiten monitorear las búsquedas en Internet sobre síntomas típicos de la gripe y la malaria realizadas en lugares determinados. Gracias a ello, se puede detectar la posibilidad de brotes epidémicos en cualquier momento.

6. Descubrir cambios topográficos, patrones de tráfico y emisionesSoluciones como "Ciudad Creativa Digital" serán la base de las llamadas "ciudades inteligentes". Este proyecto instalará sensores electrónicos y digitales capaces de transferir datos en tiempo real sobre la actividad de cualquier ciudad permitiendo, por ejemplo, cambiar el tiempo de duración de las luces en los semáforos conforme la densidad del tráfico.

7. Entender el cambio climáticoLa organización "Life Under Your Feet" creó una herramienta para visualizar datos de satélites y sensores electrónicos sobre variaciones en los niveles de humedad, temperatura y presión del suelo, que pueden ser útiles para tomar decisiones en proyectos de agricultura e infraestructura.

8. Mejorar los servicios públicosUbidots es una plataforma Colombiana de "Internet-de-las-cosas" que monitorea las condiciones de higiene de 25 hospitales en América Latina. Captura datos con sensores sobre actividades de los equipos y la tasa de ocupación en los hospitales que sirve para entender la situación a tiempo real de los hospitales.

9. Organizar la ayuda humanitaria en tiempos de desastreLa Red Internacional de Mapeo de Crisis usa tecnologías geoespaciales, comunicadores portátiles y otras plataformas para mejorar la distribución de ayuda humanitaria y coordinar la respuesta ante catástrofes. La plataforma Ushahidi se utilizó durante el terremoto de Haití para informar sobre la existencia de gente atrapada en edificios o en urgente necesidad de ayuda.

10. Mejorar la calidad de vida y fortalecer lazos comunitariosCoCoRaHS es una red de voluntarios que miden precipitaciones pluviales. Con la información recogida las comunidades locales pueden controlar las epidemias de mosquito, mejorar la planificación urbana, ajustar pólizas de seguro, e incluso la planificación de actividades recreativas al aire libre y educativas.

Según , estos ejemplos fueron tomados principalmente del Reporte de Global Pulse "Big Data for Development: Challenges and Opportunities" y del libro "The Fourth Paradigm".