Módulos Temas Día

iPhone City, la ciudad de 350,000 habitantes dedicada a fabricar el nuevo iPhone XS

En las fábricas de Foxconn solo hay un objetivo en mente: hacer medio millón de iPhones al día. Cueste lo que cueste.

iPhone X

El iPhone XS será lanzado este miércoles en California. (Foto: AFP)

El iPhone XS será lanzado este miércoles en California. (Foto: AFP)

El iPhone XS será lanzado este miércoles en California. (Foto: AFP)

Por Manuel Patiño

Desde que Tim Cook presentó el iPhone 5 en 2012, el día de la primavera dejó de ser el más importante de septiembre.

Mañana Apple revelará el nuevo iPhone X, el aparato bandera que catapultó a la compañía al estrellato del billón de dólares, y en donde los ejecutivos tienen puestas todas sus esperanzas.

Solo en el último trimestre, el teléfono generó casi US$ 30,000 millones en ventas para la empresa de Cupertino, según Bloomberg. Cabe resaltar que el iPhone representa dos tercios de sus ingresos.

iPhone X

El último trimestre, el iPhone generó casi US$ 30,000 millones en ventas. (Foto: Reuters)

El último trimestre, el iPhone generó casi US$ 30,000 millones en ventas. (Foto: Reuters)

El último trimestre, el iPhone generó casi US$ 30,000 millones en ventas. (Foto: Reuters)

La máquina de los celulares de oro, sin embargo, no se encuentra en Silicon Valley, sino en el continente asiático, y tiene su propia ciudad.

Globalización

Hace tiempo Apple dejó de guardar celo extremo con la fabricación y ensamblaje de sus aparatos. El iPhone no es diferente.

Sus materiales dan la vuelta al mundo. Desde los chips hasta la carcasa; todos los componentes del teléfono vienen de diferentes partes del globo.

Tal es la diversidad, que al comprar un iPhone, recibes una pantalla fabricada por LG, una batería compuesta por Samsung y una cámara desarrollada por Sony, según Lifewire.

De hecho, fue el mismo Tim Cook quien presionó para tercerizar la fabricación de sus productos. Lo que nos lleva a la segunda parte, el ensamblaje.

iPhone City

Entre Shanghai y Beijing, al centro de China, se ubica la provincia de Henan. Históricamente, esta es una de las localidades más pobres de China, según Business Insider. Su ciudad central, Zhengzhou, alberga 9.5 millones de habitantes.

El microcosmos de la manzana mordida se ubica más de 32 km al sur de la ciudad; precisamente, en las instalaciones de Foxconn: un complejo donde laboran 350,000 personas dedicadas exclusivamente a hacer iPhones.

Foxconn

Foxconn es el mayor fabricante de iPhones del mundo. (Foto: Getty)

Foxconn es el mayor fabricante de iPhones del mundo. (Foto: Getty)

Foxconn es el mayor fabricante de iPhones del mundo. (Foto: Getty)

En iPhone City los teléfonos salen como pan caliente. De acuerdo al "New York Times", se producen 500,000 aparatos diarios, cada uno bordeando los US$ 700 de precio de venta, más de 360 veces el salario de los empleados, tasado en US$ 1.9 la hora. Para sus colegas en Estados Unidos, el salario mínimo es de US$ 7.25.

Foxconn es el principal fabricante de iPhones de Apple. Y su complejo de 5.7 km2 podría competir tranquilamente con la fuerza laboral de varias ciudades estadounidenses.

iPhone City no solo es ensamblaje y fábrica. Tras las rejas de Foxconn se han levantado edificios de hasta 12 pisos, en donde duerme el ejército que produce los celulares.

Incluso donde surgen las necesidades, aflora la creatividad. Mientras una gran masa se dedica a materializar los emprendimientos de Cupertino, otra masa de inmigrantes se instala en las calles de iPhone City para abrir restaurantes, ofrecer masajes o vender ropa, señala el Insider.

Ensamblaje

Desde el pulido hasta el correcto atornillado, ensamblar un iPhone toma alrededor de 400 pasos, distribuidos en las 94 líneas de producción de Foxconn, describe el Times.

Para cumplir con la cuota de medio millón diario de teléfonos, el proceso debe ser ágil y eficiente, al menos desde el punto de vista productivo.

Foxconn

Las fábricas donde hacen los iPhone. (Foto: Reuters)

Las fábricas donde hacen los iPhone. (Foto: Reuters)

Las fábricas donde hacen los iPhone. (Foto: Reuters)

Una empleada que se encarga de pulir las pantallas del celular declaró a The Guardian que al día pasan 1,700 ejemplares por sus manos, a un ratio de tres por minuto, por turnos de 12 horas diarias.

Si bien la jornada laboral toma ocho horas, desde las 08 am hasta las 05 pm (incluyendo una hora de almuerzo), el Insider afirma que la mayoría trabaja hasta las 08 o 10 pm. Después de todo, es una de las regiones más pobres de China.

Este ritmo de trabajo desató una ola de suicidios en 2010 y 2011, que Steve Jobs consideró como "superada" y "dentro del promedio nacional de suicidios".

No obstante, tomaron medidas para prevenir la epidemia. ¿Pero cambia el panorama cuando hay menores de edad trabajando en la fábrica?

Los exigentes deadlines para entregar a tiempo la cuota del nuevo iPhone X coincidieron con unos 3,000 estudiantes (incluidos menores de edad) laborando sobre horas para hacer el teléfono, según el Financial Times.

Yang, una joven de 18 años, confesó el 2017 al diario británico que ensamblaba 1,200 cámaras del iPhone X al día. Lo curioso es que fabricar el teléfono de Apple era un requisito de la escuela para poder graduarse, pues necesitaban cumplir con la meta de "experiencia laboral".

El Business Insider también reportó que había estudiantes de 16 años en la fábrica.

Distribución

Culminado el proceso de ensamblaje y empaquetado en su cajita especial, el paquete de iPhones deja la fábrica.

Foxconn entrega los aparatos a Apple, quien los redistribuye alrededor del mundo.

Tras la entrega, los camiones se dirigen al aeropuerto de Zhengzhou, ampliado por la producción del iPhone, listos para volar en sus Boeing 747.

Foxconn

Los chinos terminan pagando más por el iPhone que el resto del mundo. (Foto: AFP)

Los chinos terminan pagando más por el iPhone que el resto del mundo. (Foto: AFP)

Los chinos terminan pagando más por el iPhone que el resto del mundo. (Foto: AFP)

Para los chinos, sin embargo, la historia es diferente. Un iPhone destinado al mercado chino sale de la fábrica y es etiquetado virtualmente como exportación, para luego reetiquetarlo como si fuese importado, sin que el teléfono se mueva un centímetro, afirma el New York Times.

Este proceso deriva en un impuesto de 17% que recauda el gobierno chino, lo que significa un precio más elevado para los mismos ciudadanos que lo fabrican.

Los aviones despegan, entonces, y se dirigen al resto del mundo, donde puede recibir con alegría el último iPhone en la comodidad de su hogar.

Leer comentarios ( )

Ir a portada