Módulos Temas Día

La innovación cantonesa, punta de lanza del cambio de modelo económico chino

Shenzhen, ciudad que marca la frontera entre esta provincia y Hong Kong, alberga la segunda Bolsa más importante del país, centrada principalmente en valores tecnológicos.

Pekín, consciente de que la era de China como la "fábrica del mundo" llega a su fin, está intentando dejar atrás su modelo económico de manufactura y exportaciones para sustituirlo por otro de "alta calidad", marcado por la protección ambiental, la profundización del aperturismo y la innovación.

La provincia de Cantón, en el sureste, es un buen ejemplo de este nuevo impulso del Gobierno: aunque tradicionalmente ha sido una región centrada en el comercio, en los últimos años se ha subido al carro de la innovación tecnológica hasta el punto de colocarse en lo más alto del escalafón nacional en este sector, tan solo superada por Pekín, Shanghái y Tianjin.

No en vano, Shenzhen, ciudad que marca la frontera entre esta provincia y Hong Kong, alberga la segunda Bolsa más importante del país, centrada principalmente en valores tecnológicos.

Shenzhen es, asimismo, una de las muestras del avance de China en las últimas décadas: en 1980, cuando se convirtió en una de las primeras ciudades chinas en ser denominada zona económica especial (ZEE), era un pueblo de pescadores de 30,000 habitantes. Hoy, 38 años después, cuenta con 12.5 millones y su tasa de crecimiento supera ya a la de Hong Kong.

Sin embargo, esta no es la única historia de éxito en el delta del Río de las Perlas, zona donde Pekín quiere construir un área económica unificada, plan en el que se enmarca la construcción del puente marítimo más largo del mundo, el que une Hong Kong con Macao y Zhuhai.

Efe visitó esta última localidad invitada por sus autoridades, que buscan continuar con el desarrollo económico que comenzó en la década de los ochenta, cuando también se convirtió en una de las primeras ZEE de China.

Los últimos años han visto cómo Zhuhai albergaba a compañías como By Health, líder del sector de suplementos alimenticios en China, o AVIC General, filial de AVIC -la fabricante de aeronaves estatal-, que desarrolló el mayor hidroavión anfibio del mundo, el AG600.

El desarrollo económico de la zona no se puede entender sin Gree, que nació como una fábrica sin nombre y ahora es el mayor productor mundial de aire acondicionado residencial.

Pese a su liderazgo y a su presencia cada vez mayor en mercados internacionales, Gree sabe que el futuro pasa por innovar en sus productos, y ha desarrollado nuevas tecnologías como un sistema de enfriamiento que permite mantener el agua líquida a cinco grados bajo cero, algo que permite congelar la cara exterior de la carne manteniéndola tierna en su interior.

Zhuhai también alberga una de las "nuevas áreas" -distritos de nueva creación que reciben apoyo especial de las autoridades- del país, la de la isla de Hengqin, situada frente a Macao.

El plan de desarrollo se anunció en 2009, y apenas seis años después se inauguró un centro de tenis que ya acoge competiciones internacionales como el open de Zhuhai; los proyectos que se están llevando a cabo actualmente ascienden a 423.000 millones de yuanes (US$ 61,213 millones o 53,776 millones de euros).

Las autoridades chinas consideran que la innovación no debe desmarcarse de la tradición sino que debe incluirla, y prueba de esto es el Parque Industrial Tecnológico de Medicina Tradicional China en Hengqin, que ayuda a más de cien empresas del sector a cumplir con los estándares internacionales para poder exportar sus productos.

El objetivo primario es, sirviéndose de la historia como colonia portuguesa de Macao, conquistar los mercados de los países lusófonos, y, por ejemplo, ya han conseguido homologar y vender productos en Mozambique.

En el país africano "la mitad de la población es rural, y no tienen acceso a la medicina occidental. Por eso enseñamos a los médicos de allí a utilizar la medicina tradicional china", explicó a Efe el vicepresidente del Parque, Xie Yi.

Asimismo, en el camino que recorre China hacia el desarrollo pleno de su economía se encuentra con un reto: detener la 'fuga de cerebros'. Para ello, cuenta con iniciativas como Innovalley -algo así como 'valle de la innovación' en inglés-, que alienta a jóvenes que han estudiado en el exterior para que vuelvan a su país a emprender, con más de 300 empresas en sus instalaciones.

La innovación también puede pasar por darle una nueva vuelta de tuerca a modelos exitosos como el del comercio electrónico: una de las compañías que opera allí es Bringbuys, que ofrece descuentos en populares plataformas como Alibaba o JD y también importa productos europeos de alta calidad, muy cotizados en el país asiático.

"Ahora estamos trayendo vino y aceite de Portugal. Queremos ir a España, ya hemos hablado con algunas empresas catalanas para traer sus productos", reveló a Efe la directora de Relaciones Internacionales de Bringbuys, Huang Wanyan.

Tags Relacionados:

China

innovación

tecnologia

Leer comentarios ( )