sigue en la línea de denominar a las versiones de como postres, chocolates o golosinas. La multinacional anunció que el sistema operativo del robot verde se llamará Lollipop.

La actualización llegará al 4, 5, 7 y 10 en las siguientes semanas; mientras que la disponibilidad en el resto de los dispositivos dependerá del fabricante y de las operadoras de cada país.

Los portales especializados en tecnología afirman que la cambiará, sobre todo, en lo visual a través de la interfaz de usuario. Diseño de Material (Material Design) es capaz de crear una "sensación consistente en múltiples dispositivos", dice el sitio The Next Web.

La aplicación incorpora nuevas características de seguridad y notificación. Además, tiene un diseño más plano con colores más atrevidos. La tecnológica asegura que la interfaz de usuario es más sensible e intuitiva, e incorpora elementos de iluminación incluyendo sombras.

Google subraya que Lollipop está hecho para un mundo en movimiento, lo que demanda "interactuar con un montón de pantallas diferentes, desde teléfonos inteligentes, tabletas hasta TV. Con más dispositivos en conexión, su expectativa es que las cosas funcionen".

Otro elemento que destaca el gigante de Internet tiene relación con la duración de la batería. Los dispositivos que funcionen con Lollipop podrán estar encendidos hasta 90 minutos. Un enorme avance que los usuarios agradecerán, ya que no deberán recargar sus equipos varias veces al día.

Seguridad y notificacionesPero Google también ha pensado en la seguridad de sus clientes. Ha activado el cifrado por defecto, luego de las últimas filtraciones que sufrieron varias estrellas tras subir sus instantáneas a la nube de la competencia ().

Eso no es todo. El sistema operativo es compatible con un interruptor que hace que ningún dispositivo Android tenga valor alguno, a menos que el cibercriminal sepa la contraseña para restablecerla.

En materia de notificaciones, el usuario podrá priorizar sus notificaciones permitiendo solo determinados contactos, entre otros filtros. Será también posible programar un intervalo de silencio para que el equipo no suene cada vez que llega una actualización.

Con todo ello, el internauta tendrá más control sobre lo que desea (y no desea) recibir al instante.