(AP).- empezó a aceptar solicitudes de aquellos europeos que deseen que borre aquella información poco halagadora de sus resultados de búsqueda.

Los pedidos pueden ser presentados en una página que el gigante de Internet abrió el jueves por la noche en respuesta a un emitido hace dos semanas por la corte de mayor rango de Europa.

La decisión ofrece a los europeos los medios para pulir su reputación en línea, haciendo una solicitud a Google y otros motores de búsqueda para que eliminen enlaces potencialmente dañinos a artículos periodísticos y sitios web con información vergonzosa sobre sus actividades pasadas.

El cumplimiento por parte de Google pone a la compañía en una posición espinosa, de tener que equilibrar por un lado las preocupaciones sobre la y el "derecho a ser olvidado" y por el otro los principios de libertad de expresión y "el derecho a saber".

Asimismo, se creará una brecha entre cómo Google generará sus resultados de búsqueda sobre algunas personas en Europa y el resto del mundo. Al menos por ahora, Google sólo borrará la información personal incómoda en una franja de 32 naciones de Europa. Así, si alguien busca en información de la misma persona en Estados Unidos u otros países, los lucirán muy diferentes en comparación con los resultados en Europa.

Aunque el fallo del tribunal sólo se aplica a 28 países de la Unión Europea, Google extendió el "derecho a ser olvidado" a otros cuatro países: Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Más de 500 millones de personas viven en la zona afectada por la potencial purga de los resultados de búsqueda en Europa de información personal por parte de Google.

No está claro cuándo comenzará la labor de filtrado. Hasta el momento, Google sólo ha dicho que sucederá pronto.