Google filtra noticias por la razón equivocada

Eric Schmidt, presidente ejecutivo de la empresa matriz de Google, Alphabet, dijo en una conferencia el lunes que la compañía estaba trabajando para sacar a RT y Sputnik, los canales de propaganda rusos, del agregador de Google News.

Google

(Foto: Reuters)

(Foto: Reuters)

Reuters

Sabemos desde hace mucho tiempo que Google toma decisiones de contenido, pero las recientes medidas en la vía de la censura están yendo demasiado lejos. Desafortunadamente, es difícil imaginar una reacción enérgica de los reguladores considerando las víctimas de Google: sitios web que ningún político conocido defenderá.

Eric Schmidt, presidente ejecutivo de la empresa matriz de Google, Alphabet, dijo en una conferencia el lunes que la compañía estaba trabajando para sacar a RT y Sputnik, los canales de propaganda rusos, del agregador de Google News. "No queremos prohibir los sitios", dijo Schmidt. "No es la forma en que operamos. Estoy fuertemente en contra de la censura. Estoy muy fuertemente a favor de la clasificación. Es lo que hacemos".

Las palabras de Schmidt son un comentario sobre una publicación de abril del vicepresidente de ingeniería de Google, Ben Gomes, quien se burló de los cambios a la forma en que Google busca noticias. Nuevas instrucciones dirigidas a "páginas web engañosas" que parecen noticias, pero que buscan "manipular a los usuarios" con teorías de conspiración, engaños e información imprecisa. "Hemos ajustado nuestras señales para ayudar a que surjan páginas más autorizadas y degradar el contenido de baja calidad", escribió Gomes.

No voy a sostener que RT y Sputnik son verdaderos medios de comunicación (de hecho, he señalado que no lo son). Pero ¿quiero que Google los "saque" de las búsquedas de noticias o del servicio de agregación de Google News? Absolutamente no y quiero mis sitios web alternativos y marginales, también, independientemente de su color político.

Soy, por supuesto, un profesional de los medios de comunicación. Sé que estos sitios a menudo están equivocados y equivocados a propósito. Sé que impulsan las teorías de conspiración y la propaganda. Pero el giro que dan a las noticias es inmensamente esclarecedor para mi trabajo. El año pasado, el psicólogo estadounidense Robert Epstein publicó un artículo sobre Sputnik alegando que las sugerencias de búsqueda de Google estaban sesgadas hacia la candidata Hillary Clinton. 

En respuesta, escribí una columna que expresaba serias dudas sobre la evidencia de Epstein. Ese proceso, que es importante en las democracias, nunca se hubiera llevado a cabo si Google hubiera degradado a Sputnik y me hubiera impedido ver la existencia del artículo de Epstein.

Por supuesto, se puede argumentar que al consumidor promedio de noticias no se le deben entregar falsedades y ángulos, porque carece del tiempo y el compromiso necesarios para filtrar todo. Pero esa en realidad no es la razón por la que Google censura las noticias a través de su sistema de clasificación.

Google está tratando de minimizar las amenazas a su negocio, para evitar cualquier tipo de crítica que pueda llevar a la regulación. En la publicación de abril, Gomes se refirió a un incidente ocurrido en diciembre pasado: quienes preguntaban a Google "¿ocurrió el Holocausto?" Recibieron una respuesta clara y bochornosa: no. Google quería hacer que tales situaciones fueran menos probables, escribió Gomes.

La misma lógica se aplica a sus recientes medidas. Google decidió degradar los enlaces a RT y Sputnik justo cuando los miembros del Congreso investigan si las plataformas tecnológicas de Estados Unidos ayudaron a facilitar una campaña de desinformación rusa durante las elecciones presidenciales. Hasta que surgió la posibilidad de regulación, la compañía no tenía problemas con esos enlaces, a pesar de que el contenido de RT y Sputnik siempre fue tan punzante como es hoy.

La conclusión es que Google rebajará cualquier tipo de contenido que pueda causar una reacción negativa en su contra. Es importante comprender eso incluso si no se quiere ver “noticias” de derecha alternativa, izquierda alternativa, proclives a Rusia, proclives a Irán o con cualquier otro sesgo. Lo que sí quiere ver puede terminar siendo censurado, también, si el afinado olfato corporativo de Google huele complicaciones.

Claro, hay aplicaciones, como Feedly, Nuzzel o Flipboard, que le permiten crear su propio agregador de noticias. Pero son menos cómodos de usar que Google News, que está vinculado a la función de Google que todos utilizan: la búsqueda. Google es un monopolio al que los reguladores en su mayoría le han permitido vincular varios productos con el principal. Si no fuera así, podrían surgir competidores que ofrecieran diferentes grados de filtro y diferentes modelos de clasificación.

Eso sería malo para el negocio y bueno para los consumidores, que ahora están atrapados usando la burbuja de filtro convencional de Google. Como alguien que trabaja en los medios de comunicación convencionales, probablemente debería recibir aquello de buena manera, pero preferiría tener una competencia justa por la mente del lector inquisitivo y por el tráfico.

Tags Relacionados:

Google

Leer comentarios ( )

Fotogalerías