El gerente de negocios de servidores estándar de la industria para Latinoamérica de , Ramón Van Zanten, sustentó que en las empresas el servicio de cloud entendido como una forma de entregar servicios de manera automatizada, estándar y de consumo variable debe ser híbrido: una combinación entre nube pública, privada y el IT tradicional.

En este contexto, explicó que existe de contenido apto para ser consumido en la nube pública, mientras que el acceso a otro tipo de datos debería ser a través de una nube privada, a ello se añade indicó la disponibilidad de aplicaciones construidas con arquitectura más antigua, el IT tradicional.

Al comentar que empresas como prestan un servicio de servidores virtuales en la nube, sostuvo que si las políticas de seguridad y la parte técnica del proyecto lo permiten, probablemente sea más efectivo apelar a una nube virtual.

Si se trata de una institución financiera o una empresa de Gobierno que requiere que los datos no salgan de la institución o del país, se debe construir una nube privada por motivos de seguridad, señaló. Por ello, no se debe ofrecer servicios 100% en la nube virtual.

"Es irresponsable decir que todo es totalmente virtual", subrayó al argumentar que las empresas seguirán usando modelos híbridos de cloud durante mucho más tiempo.

Según Van Zanten, utilizar sistemas híbridos de cloud trae consigo tres ventajas principales para las empresas, esto es, en términos de seguridad, administración y costos.

Al ser consultado sobre la situación de América Latina con respecto al uso de la nube, refirió que, a diferencia de países más desarrollados, el mercado latinoamericano "va más rapido". Situación que atribuyó a que "los latinos estamos menos pendientes del riesgo potencial de algunas cosas", a lo cual agregó que el atraso tecnológico "nos permite dar estos saltos a la nube".

En tanto, contó que la tasa registrada por nuestro país es similar a la de la región. En sus palabras, "en Perú tenemos cerca de una decena de implementación de nubes privadas."