Módulos Temas Día

Este cruce entre camioneta y superauto vale US$ 130,000

La parte posterior del vehículo de puerta trasera tiene espacio para tres bolsas grandes del golf, y debajo del capó hay un motor V8 de 757 caballos de fuerza.

notitle

(Bloomberg) Sí, existe algo así como una camioneta Corvette.

Hecha en Temecula, California, el Callaway Corvette Aerowagen combina lo mejor de varios mundos en un marco inusual. La parte posterior del vehículo de puerta trasera tiene espacio para tres bolsas grandes del golf, y debajo del capó hay un motor V8 de 757 caballos de fuerza.

Puede alcanzar los 96 kilómetros por hora (60 millas por hora) en 2.7 segundos.

También cuesta una fracción del precio de los superautos de múltiplos de seis cifras de Lamborghini, Ferrari y McLaren con potencia similar. Una cupé Z06 básico cuesta menos de US$ 110,000, pero la mayoría de los Callaway Corvette cuestan entre U$ 120,000 y U$ 150,000.

Tirando de unos pocos pestillos y palancas, su cubierta de techo de fibra de carbono se plegará para pasar a ser un convertible.

No por nada el Callaway Aerowagen es el Corvette legal de calle más rápido que se fabrica en la actualidad, así como el auto más potente diseñado y ensamblado completamente en Estados Unidos (el Dodge de 840-hp Challenger Demon fue diseñado en Michigan, es cierto, pero se construye en Canadá.) Con un rendimiento de 11,47 kilómetros por litro en ruta (27 millas por galón), aproximadamente duplica la eficiencia de combustible de sus principales competidores.

Línea de alto rendimientoSi usted se está preguntando si Callaway Cars tiene alguna relación con Callaway Golf, sí, la tiene: la misma familia inició ambas empresas.

"Para mí, siempre todo ha tenido que ver con los autos", dijo Reeves Callaway la semana pasada en Brooklyn. Reeves fundó Callaway Cars en 1977, aunque antes ya había hecho autos durante años; el padre, Ely Callaway Jr., fundó Callaway Golf en 1982.

"Inicialmente intenté ser un piloto de carreras y lo hice durante un tiempo, antes de quedarme sin dinero".

En los círculos del Corvette, el Callaway más joven está bien considerado, de la misma manera en que Carroll Shelby lo está entre los Ford Mustang. Comenzó a modificar autos a principios de los años 70 mientras trabajaba para Bob Bondurant, el famoso corredor de autos Ferrari y Shelby.

En ese entonces, la escuela de conducir que llevaba el nombre de Bondurant corría con BMW 320i en la pista, pero los estudiantes necesitaban más potencia.

Así que Callaway implementó un innovador sistema de turboalimentación en un 320i y obtuvo grandes elogios en la pista y en los círculos de entusiastas del BMW.

General Motors tomó nota también y requirió sus conocimientos en 1985, por lo que ahora Callaway mejora autos Camaro, camiones Silverado y hasta Suburbans. Lo que el AMG es para Mercedes-Benz, el Callaway lo es para el Corvette.

Leer comentarios ( )

Ir a portada