Módulos Temas Día

Componentes suben los precios del iPhone

Según GfK, que sigue los precios de venta al por menor, el crecimiento del volumen de ventas supera este año el crecimiento de las ventas unitarias en todas partes, excepto en Medio Oriente, África y los países asiáticos más ricos.

Componentes suben los precios del iPhone

Bloomberg.- Autor: Leonid Bershidsky

Best Buy no venderá el iPhone X y iPhone 8 a precio completo, los modelos más caros que Apple haya fabricado, porque los clientes se han quejado de que, con el margen de la empresa minorista, los teléfonos inteligentes eran demasiado caros. Ahora, la cadena de tiendas solo los ofrecerá en planes de pago a plazos.

Claramente, los iPhones han alcanzado algún tipo de umbral psicológico más allá del cual su precio no es solo alto, sino escandaloso, pero no se trata de la codicia de Apple: los teléfonos inteligentes son cada vez más caros a nivel mundial y en todo el rango de precios.

Los fabricantes de teléfonos inteligentes no están contentos con eso. Pero cada vez es más difícil para ellos mantener sus márgenes de ganancia porque, contrariamente a la opinión generalizada de que los precios de los artículos electrónicos siguen una trayectoria descendente, los componentes se vuelven cada vez más costosos.

No hay suficiente competencia en la fabricación de partes intrincadas y esenciales para teléfonos inteligentes. Las barreras de entrada, tanto tecnológicas como de inversión, son altas. Por lo tanto, es natural que los productores de componentes intenten capturar más valor.

La tendencia puede ser similar a la de la industria automotriz, donde hay indicios de que el equilibrio del poder del mercado se está desplazando hacia los proveedores de componentes.

Según la firma de investigación de mercado GfK, que sigue los precios de venta al por menor, el crecimiento del volumen de ventas supera este año el crecimiento de las ventas unitarias en todas partes, excepto en Medio Oriente, África y los países asiáticos más ricos.

Incluso en China e India, donde se asumió que el precio es el factor determinante de la demanda, los teléfonos se han vuelto más caros.

Esta tendencia aparentemente sigue a las mejoras en el rendimiento de los teléfonos inteligentes y la introducción de nuevas características atractivas: mejores cámaras, pantallas de mayor resolución y sin marco, procesadores más rápidos, más memoria. Sin embargo, estas mejoras dejaron de importar al consumidor medio.

Los procesadores utilizados en teléfonos hace dos años también manejan las aplicaciones modernas; lo mismo ocurre con el resto de las especificaciones. Los revisores de gadgets son las únicas personas que pueden detectar la diferencia.

Solo hay un área en la que a la mayoría de los consumidores les gustaría ver mejoras: la duración de la batería, y eso ha estado estancado durante años. Los teléfonos y sus características se han convertido en productos básicos.

Sin embargo, a medida que los fabricantes intentan mantenerse a la vanguardia, se ven obligados a comprar componentes cada vez más complejos y caros. Como resultado, el costo de fabricación aumenta en relación con el precio que los clientes están dispuestos a pagar, incluso para los iPhones, que tradicionalmente cobran una prima de precio gracias a la devota base de admiradores de Apple.

La firma de investigación Trendforce informó en marzo que el precio de los componentes -específicamente, memoria móvil y chips de almacenamiento, así como pantallas AMOLED (el tipo que finalmente Apple usó en el iPhone X después de que muchos fabricantes de dispositivos Android los adoptaron hace años) – presionaban los márgenes de los fabricantes de teléfonos.

Para Apple, es una molestia, pero no el fin del mundo: frente a las decepcionantes ventas del iPhone 8 y iPhone 8 Plus, la empresa confía en el iPhone X, que es más innovador pero menos rentable. Todavía ganará mucho dinero. Para los fabricantes de teléfonos inteligentes económicos chinos, sin embargo, es una amenaza para su modelo de negocio basado en características premium a precios más bajos.

En la industria automotriz, los productores de componentes ahora disfrutan de valoraciones más altas que los fabricantes de automóviles. Aunque algunos analistas argumentan que esto es un accidente, también podría ser una señal de que la sabiduría convencional sobre que las marcas famosas son más importantes que la habilidad para fabricar oscuros widgets está siendo desafiada.

El widget moderno es extremadamente difícil de lograr en el nivel requerido por los gustos de Apple, y en general por un mercado de teléfonos inteligentes de crecimiento lento y tremendamente competitivo.

Las relaciones con los grandes fabricantes de teléfonos inteligentes todavía pueden significar el éxito o el fracaso de los fabricantes de componentes, pero el saneamiento resultante solo puede encarecer los componentes de gama alta.

En un mercado como este, hacer muchos de los propios componentes, como es el caso de Samsung, se vuelve cada vez más importante. No es accidental que el margen de ganancia bruta de Samsung en el trimestre que finalizó en junio alcanzara el 46.9% en comparación con el 38.5% de Apple, aunque la compañía coreana carece de la destreza de Apple para vender contenido y servicios lucrativos.

Hace solo dos años, Apple era un poco más rentable que Samsung. La lección aquí es simple: la fabricación importa. Cada vez más, ya no es el hijastro no querido en un mundo dominado por las grandes marcas.

Leer comentarios ( )