Módulos Temas Día

Batería a prueba de balas sería el futuro de la energía

Las baterías de iones de litio convencionales contienen electrolitos líquidos que se desgastan rápidamente y tienden a la combustión espontánea, a veces a bordo de aviones. Ionic Materials tiene la solución para este problema.

El gurú tecnológico Bill Joy está apostando por esta batería a prueba de balas.

(Bloomberg).- Bill Joy, el gurú de Silicon Valley y co-fundador de Sun Microsystems Inc., ve el futuro de la energía en una batería a prueba de balas.

El capitalista de riesgo que anteriormente estuvo con Kleiner Perkins Caufield & Byers LLC dedica la mayor parte de su tiempo a Ionic Materials Inc., una empresa de reciente creación de Woburn, Massachusetts, que desarrolla baterías de litio que no se incendian.

Son lo suficientemente fuertes para soportar ser perforadas por clavos e incluso recibir un impacto de bala, como la compañía demuestra en un video promocional.

El esfuerzo es parte de una carrera global para idear mejores sistemas de almacenamiento para dispositivos portátiles, automóviles, camiones y redes eléctricas.

El problema es que las baterías de iones de litio convencionales contienen electrolitos líquidos que se desgastan rápidamente y tienden a la combustión espontánea, a veces a bordo de aviones de pasajeros. Ionic Materials dice que ha resuelto esos problemas creando baterías a partir de un material sólido como el plástico.

"Si uno puede hacer la batería a partir de un material sólido, estos problemas esencialmente desaparecen", dijo Joy en una entrevista telefónica, hablando desde un barco en el Pacífico Sur. "Es realmente un gran avance en costo, seguridad y desempeño".

Eso podría llenar una necesidad, dijo Yayoi Sekine, analista de Bloomberg New Energy Finance.

"Las baterías estacionarias más seguras son definitivamente bienvenidas en la industria", dijo por correo electrónico.

Joy, que fue científico en jefe de Sun Microsystems hasta el 2003, ponderó por primera vez la noción de una batería sólida hace unos 10 años cuando él y sus colegas de Kleiner Perkins presentaron una lista de "grandes desafíos".

La idea era imaginar los avances tecnológicos que podrían cambiar el mundo. Por ejemplo, ¿qué pasaría si se pudiera fabricar hormigón sin producir dióxido de carbono? ¿Podría extraerse azúcar de virutas de madera y otros desechos de plantas no comestibles y convertirla en biocombustible? ¿Y es posible desarrollar una batería sin electrolitos líquidos volátiles?

Con una lista de ideas transformadoras en mano, Joy y sus colegas recorrieron laboratorios, universidades y otros lugares para encontrar científicos en la cúspide de resolver cualquiera de estos grandes desafíos.

Joy y sus socios encontraron unos 25 grandes desafíos y alrededor de 15 proyectos para financiar. Aproximadamente la mitad de ellos se han convertido en negocios viables.

Estos incluyen a Renmatix Inc., una compañía de biocombustibles que recibió financiamiento por US$14 millones el año pasado de inversionistas encabezados por Bill Gates y el gigante petrolero francés Total SA.

La respuesta a las preguntas sobre baterías sólidasde Joy llegó a través de Mike Zimmerman, profesor de la Universidad de Tufts y veterano de Bell Laboratories que ya trabajaba en la tecnología y fundó Ionic Materials en 2011.

Joy patrocinó una inversión inicial de Kleiner Perkins ese año. Desde entonces ha invertido personalmente en la empresa y forma parte de su consejo de administración. "Mi mayor compromiso ahora es ayudar con Ionic", dijo Joy.

Leer comentarios ( )

Ir a portada