Módulos Temas Día

Aviones y bicicletas impresos en 3D impulsan demanda de metales

BHP Billiton y Baosteel Group ya están financiando investigaciones sobre la tecnología de impresión 3D, que puede producir componentes de manera más veloz y barata que la fabricación tradicional.

(Foto: Bloomberg)

(Bloomberg).- Ahora que las impresoras 3D producen casas, componentes para aviones de combate, pistolas y bicicletas, las compañía mineras y metalúrgicas están poniendo énfasis en la provisión de las materias primas necesarias.

Proveedores como BHP Billiton Ltd. y Baosteel Group Corp., propietaria del fabricante de acero que cotiza en bolsa más grande de China, financian investigaciones sobre la tecnología de impresión en 3D, que puede producir componentes de manera más veloz y barata que la fabricación tradicional.

La demanda de polvos de metal especiales para alimentar las máquinas casi se triplicó en cuatro años hasta fines de 2013.

Los sistemas "imprimen" objetos superponiendo delgadas capas de metal, plástico o cerámica para crear productos tridimensionales terminados. A medida que mejore la tecnología, impresoras más grandes y veloces impulsarán la demanda de materias primas, según Pablos Holman, inventor de Seattle.

Como las patentes clave de la tecnología de impresión 3D vencerán este año, prevé que las máquinas serán más comunes en la industria manufacturera.

"Es bastante fácil ver que vamos a poder imprimir una casa y que va a ser distinta y mejor que las que estamos haciendo ahora, a la manera antigua", señaló Holman, que asesoró a MakerBot Industries LLC, fabricante de impresoras adquirido por Stratasys Ltd. el año pasado. "En lo que hace a la industria minera, alguien va a sacar provecho de esto".

La tecnología está empezando a llegar a las fábricas. Nike Inc. ofrece botas de fútbol americano impresas en 3D y General Electric Co. usa las impresoras para fabricar toberas de motores a chorro.

Aviones enterosAirbus Group NV utilizó su primer componente impreso en marzo, un asiento para la tripulación de un avión A310, y prevé usar la tecnología para muchos otros elementos de la cabina. Con el tiempo, podrían salir de las impresoras 3D aviones de pasajeros enteros con motores y todo, según el McKinsey Global Institute.

Lockheed Martin Corp., el contratista de defensa más grande del mundo, calculó en mayo que algunos componentes complejos de los satélites pueden fabricarse un 43% más rápido y a un costo 48% más bajo con la impresión 3D. El proceso más adelante podría reducir los costos de producción hasta un 80%, dijo en junio la máxima responsable ejecutiva, Marillyn Hewson.

Conforme aumente la demanda de metal en polvo y los productores perfeccionen sus procesos de fabricación, el costo de los componentes hechos con impresoras 3-D podría competir con los productos de metal terminados tradicionales, opinó Fred Truong, analista de Bell Potter Securities Ltd. en Melbourne.

"La reducción de los costos de producción podría permitir que el titanio compitiera con determinados productos de acero y aluminio", dijo Truong.

Pero, si bien hay un gran interés en la tecnología, la demanda es pequeña y podrían pasar años antes de que su uso se difunda en la fabricación comercial.

El año pasado, se gastó unos US$ 530 millones en los metales, los plásticos y las cerámicas que usan las impresoras 3D, por encima de los US$ 218 millones de 2009, según Terry Wohlers, presidente de la consultora del sector Wohlers Associates, Inc. La demanda de metales aumentó de US$ 12 millones a US$ 32.6 millones.

Leer comentarios ( )

Ir a portada