Módulos Temas Día

Autos eléctricos no son el 'Santo Grial' climático

No podemos esperar ni suponer que la marcha del progreso de los vehículos eléctricos (incluso si supera las proyecciones más optimistas) será suficiente para doblar la curva de emisiones.

autos eléctricos

autos eléctricos

autos eléctricos

Por Margaret L O'Sullivan

Muchos de los titulares que saldrán de Detroit esta semana durante el North American International Auto Show se relacionarán con los vehículos eléctricos, desde vehículos nuevos con concepto eléctrico de Nissan e Infiniti hasta una asociación emergente entre Ford y VW de vehículos eléctricos y autónomos. De todos modos, los ambientalistas y otros deberían celebrar el progreso para llevar más automóviles eléctricos al mercado. Sin embargo, no deben asumir que tal progreso exime al mundo de trabajar arduamente en otros frentes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Cuando hablo de energía, considero que hay demasiadas personas en mi público que ponen demasiadas esperanzas en la única medida de la eliminación gradual de los autos de propulsión.

Hay un fenómeno psicológico particular en juego aquí: todos los humanos tienden a enfocarse en una o dos soluciones a problemas increíblemente complejos. Robert Jervis, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Columbia, escribe sobre cómo el cerebro puede explicar solo una cantidad limitada de factores al considerar cualquier fenómeno en particular. Como resultado, cada uno de nosotros tiende a fijarse en un pequeño número de facetas y a dar prioridad a las que entendemos.

Por lo tanto, tiene sentido que muchas personas tiendan a centrarse intensamente en los vehículos eléctricos como antídoto contra el cambio climático. A diferencia de muchas otras tecnologías que podrían resultar significativas, como una producción de energía más limpia a partir de la fusión, o la captura y almacenamiento de carbono para reducir los gases de efecto invernadero existentes, incluso los no científicos entre nosotros captan instantáneamente la idea de conducir un automóvil sin petróleo. Además, la intuición es correcta de muchas maneras: en EE.UU., al igual que en muchos otros países, el sector del transporte genera más emisiones de gases de efecto invernadero que cualquier otro. Y más del 90 por ciento del combustible utilizado en el transporte es a base de petróleo. Por lo tanto, parece -y es- lógico creer que si dejamos de usar automóviles y camiones a petróleo, nuestras perspectivas climáticas mejorarán en forma sustancial.

Hay, por supuesto, algunos detalles importantes. El primero es que gran parte de la reducción de las emisiones de carbono en un escenario amigable con los autos eléctricos no solo se debe al cambio a energía eléctrica de vehículos que funcionan con petróleo. También se debe a la descarbonización de la red eléctrica, que se aleja del carbón y del gas natural a formas alternativas de energía como la nuclear, la solar y la eólica para generar electricidad. En este momento, más de un cuarto de las emisiones de EE.UU. provienen del sector eléctrico. La llegada de los autos eléctricos y la descarbonización de la red deben unirse para lograr el máximo impacto en las emisiones de carbono. Los vehículos eléctricos que funcionan con electricidad producida a partir de carbón no son un paso en la dirección correcta.

Este hecho se explica en un informe reciente que elaboró la Agencia Internacional de Energía (AIE) y que se denomina Global EV Outlook. Cuando se comparan escenarios con diferentes tasas de adopción de vehículos eléctricos y estándares de descarbonización de la red, se concluye que, a nivel global, cambiar la red a fuentes de energía bajas en carbono puede duplicar con creces las reducciones de emisiones que provienen de la simple electrificación del transporte por carretera.

Esa realidad no parece un chorrito de agua fría para los defensores de los vehículos eléctricos. Después de todo, es en el sector energético donde las energías renovables están progresando al máximo. Las fuentes renovables son ahora la fuente de energía de más rápido crecimiento. Según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, casi dos tercios de la capacidad agregada en el sector de energía de Estados Unidos para 2019 será de energía eólica y solar. No obstante, no podemos ser complacientes. El hecho incómodo es que, si bien las energías renovables están satisfaciendo gran parte del crecimiento de la demanda mundial de electricidad y la participación del carbón en la generación de electricidad ha disminuido, la cantidad absoluta de carbón consumido en el mundo se ha mantenido prácticamente constante.

Sin embargo, solo cuando nos adentramos en las cifras, nos damos cuenta de la importancia de protegernos contra esa tendencia tan completamente humana de fijarse en los vehículos eléctricos y verlos como el Santo Grial de la mitigación del cambio climático.

En muchos sentidos, el crecimiento global de vehículos eléctricos en la carretera de un millón en 2015 a dos millones en 2017 a más de tres millones en 2018 es impresionante, incluso en el contexto de aproximadamente 1.300 millones de vehículos en el mundo. Sin embargo, incluso algunas de las proyecciones más ambiciosas para la penetración global del mercado de vehículos eléctricos sugieren que pasarán décadas antes de que estos representen incluso la mitad del mercado. En un escenario que la AIE identifica como ambicioso y dependiente de muchos avances políticos y tecnológicos, el stock de vehículos eléctricos solo alcanza los 228 millones para 2030, una cifra que la agencia espera que suponga una cuota de mercado del 30 por ciento. Bloomberg NEF, anteriormente New Energy Finance, pronostica que para el año 2040 habrá “559 millones de vehículos eléctricos en la carretera” y “el 55 por ciento de todas las ventas de autos nuevos y el 33 por ciento de la flota global será eléctrica”. De nuevo, tener dos de las terceras partes de los autos en la carretera que consumen gasolina en 21 años no parecen un progreso adecuado, incluso si reconocemos que la aceptación de los vehículos eléctricos continuará más allá de estas fechas.

Pero seamos optimistas reales y asumamos que muchos de los obstáculos para una penetración más rápida de vehículos eléctricos, como la infraestructura, se superan más rápidamente que incluso los de proyectos de escenarios ambiciosos. Imaginemos que ’todos’ los automóviles y camiones del mundo se vuelven completamente eléctricos en las próximas décadas. Y nuestras redes eléctricas operan completamente libres de carbono. ¿Nuestros problemas climáticos se resolverían?

Pues no. Incluso si todo el transporte de pasajeros y mercancías por carretera fueran eléctricos, aproximadamente la mitad del consumo mundial de petróleo se mantendría intacto. Parte de este uso remanente del petróleo alimentaría la aviación y el transporte marítimo, pero casi un tercio alimentaría al sector petroquímico mundial. Ese sector está en auge, produciendo más plásticos, fertilizantes, neumáticos, detergentes, equipos médicos y ropa como nunca antes. Los productos petroquímicos son el tercer emisor industrial de gases de efecto invernadero.

El crecimiento de los productos petroquímicos está silenciosamente dispuesto a continuar. El otoño pasado, la AIE publicó otro informe, que ofrece una variedad de escenarios, incluido el de referencia, en el que los plásticos se vuelven más importantes para el crecimiento de la demanda de petróleo que el transporte de pasajeros por carretera para 2050. Fatih Birol, director ejecutivo de la agencia, fue contundente: "Cuando observamos los próximos años, el sector petroquímico es, por lejos, el principal impulsor del crecimiento de la demanda mundial de petróleo, mucho más que los automóviles, los camiones, la aviación y el transporte marítimo". Por tanto, el informe anticipa que las emisiones de carbono del sector petroquímico -lideradas por el crecimiento en la producción de plásticos- aumentarán en 20 por ciento para 2030 y 30 por ciento para 2050.

Después de que el 2018 entregara tantas noticias aleccionadoras sobre el cambio climático, deberíamos tener derecho a aplaudir el avance de la tecnología que estará en exhibición en Detroit esta semana. Al mismo tiempo, debemos ser conscientes de nuestra tendencia humana a centrarnos en uno o dos factores al abordar un problema complejo como el cambio climático. No podemos esperar ni suponer que la marcha del progreso de los vehículos eléctricos (incluso si supera las proyecciones más optimistas) será suficiente para doblar la curva de emisiones. Como muchos de los informes climáticos recientes han puesto de relieve, el mundo necesitará avanzar en muchas dimensiones para enfrentar con éxito el desafío climático en cuestión.

Leer comentarios ( )