Módulos Temas Día

The Economist

Amazon, Google y otros gigantes pugnan por hacerse escuchar en mercado de parlantes y audífonos

THE ECONOMIST. Los parlantes inteligentes y audífonos inalámbricos están volviendo "horizontal" a la industria del audio.

Parlantes.

Parlantes.

Parlantes.

Reuters

Los amantes de la música no suelen ir a la ópera para comprar un parlante. Pero en el Palais Garnier en París ya pueden comprar uno: Devialet, un fabricante local de parlantes de alto nivel, abrió el 29 de noviembre una tienda en el local de música del siglo XIX para vender su producto más sofisticado, llamado Phantom.

Con el aspecto de un huevo de dinosaurio, este superordenador de sonido (con un precio de US$ 3,000) es considerado uno de los mejores parlantes inalámbricos disponibles. También viene con un servicio de streaming especializado para presentaciones en vivo, incluyendo algunas en el Palais Garnier.

Este ‘fantasma de la ópera’ es el último ejemplo de cómo la tecnología digital está transformando los parlantes, audífonos y otros dispositivos de audio. Otrora conectados en su mayoría a sistemas de alta fidelidad, ahora son inalámbricos, cada vez más inteligentes y compatibles con otros servicios. Como resultado, la economía de la industria está cambiando.

Hace solo unos pocos años, la industria del audio estaba muy fragmentada, dice Simon Bryant de Futuresource, una firma de investigación de mercado. Cientos de marcas ofrecían sus productos, tanto premium como básicos, a menudo con componentes idénticos. Al igual que con otras empresas de dispositivos, la industria era "vertical": si los parlantes usaban algún software, era específico para el producto.

Todo esto comenzó a cambiar con la llegada de los teléfonos inteligentes, que hicieron la música más portátil al conectar servicios de streaming de música como Spotify con parlantes inalámbricos. Los smartphones también han dado un impulso a los audífonos, que cada vez son más versátiles, con funciones que van desde la cancelación del ruido ambiental hasta la traducción en tiempo real.

Estas nuevas posibilidades han demostrado ser muy populares: el mercado global de dispositivos de audio se ha disparado en los últimos años. Según Futuresource, solo se vendieron unos 200,000 parlantes inalámbricos en el 2009; este año se espera que la cifra sea de 70 millones. Los audífonos han tenido una racha similar.

Smartspeakers, lanzados por primera vez en el 2015 por Amazon con el Echo, serán aún más disruptivos. Casi 24 millones de estos dispositivos, esencialmente controles remotos controlados por voz para todo, desde música hasta luces, se venderán en todo el mundo en el 2017, estima Strategy Analytics, otro investigador de mercado, un número que se cuadruplicaría para el 2022. Una vez que los hogares tienen uno, compran más para tenerlos en toda la casa (aparentemente casi una décima parte ahora está en los baños).

Smartspeakers están presionando a la industria de dispositivos de audio para que se vuelva "horizontal". La voz que emana del Echo de Amazon o del Home de Google no es solo un asistente digital, sino una "plataforma" para todo tipo de servicios, la mayoría desarrollados por otras empresas.

Alexa, como se llama la versión de Amazon, ya cuenta con más de 25,000 "habilidades", como la empresa llama a tales servicios. Estos van desde pedir productos y encontrar un teléfono móvil hasta encender la calefacción y (a principios del próximo año) pedirle a The Economist lo último sobre un tema determinado. Del mismo modo, los audífonos inalámbricos, como los AirPods de Apple y The Dash by Bragi, una startup, pueden volverse tan inteligentes que cada vez más personas los usarán todo el día, por ejemplo para controlar su salud o para tener acceso constante a un asistente digital.

Las empresas de parlantes convencionales intentan ponerse al día. En setiembre, en IFA, una feria comercial en Berlín, los puestos de varios fabricantes fueron adornados con logotipos de Amazon o Google, lo que indica que ya tienen o van a integrar un asistente digital en sus productos. Pero si el historial del teléfono inteligente sirve de referencia, tales plataformas convertirán el hardware en un commodity, y la mayoría de las ganancias irán a los proveedores de software y servicios.

Habiendo vendido el 75% de todos los smartspeakers (a precios bajos que se cree que están cerca del costo de fabricarlos), Amazon es ahora la marca de parlantes más grande del mundo. Los fabricantes clásicos también tendrán que lidiar con Apple, a pesar del retraso de su smartspeaker hasta principios del próximo año.

El dominio de algunas pocas plataformas no es una conclusión obvia, dice Bryant de Futuresource. También es probable que prosperen los más especializados, como Cortana de Microsoft, que es buena para entender la jerga comercial. Pero algunas empresas de audio sienten la necesidad de diversificarse. 

Sonos, que fue pionera en los parlantes inalámbricos hace una década, ahora quiere convertirse en una plataforma única, integrando todos los asistentes de voz y servicios de transmisión, para que los consumidores que les gusta los speakers de Sonos puedan elegir. Harman, que en marzo fue comprado por Samsung Electronics, tiene planes similares para sistemas de entretenimiento en automóviles.

Y luego están las empresas que no fabrican sus propios parlantes, sino que ofrecen tecnología para mejorar otros productos. Dolby y DTS, por ejemplo, están ocupados creando software para lo que se llama "audio inmersivo". Combinando varios parlantes, la tecnología Atmos de Dolby, presentada por primera vez en cines, pero ahora disponible para uso doméstico, ya "coloca" sonidos en el espacio. El siguiente paso es separar las zonas de sonido personales para cada oyente en una habitación, creando en efecto parlantes invisibles.

Entonces, ¿por qué Devialet, que el año pasado recibió 100 millones de euros (US$ 106 millones) en nuevo capital, cree que puede tener éxito vendiendo parlantes caros de gama alta? La respuesta es que también quiere ser una plataforma. Los parlantes están destinados principalmente a demostrar su tecnología, con la esperanza de que otras compañías lo integren en sus productos. El primer ejemplo, lanzado el mes pasado, es una barra de sonido (un parlante delgado) que ha desarrollado junto con Sky, una cadena de transmisión. "Si te ves solo como una compañía de audio", dice Quentin Sannié, director ejecutivo de Devialet, "tus días están contados".

Leer comentarios ( )

Ir a portada