Módulos Temas Día

Amazon dificulta las cosas para inversores tecnológicos

El precio de las acciones de Amazon cayó un 4.4% el miércoles después de que Axios informara que el presidente Donald Trump está "obsesionado" con el gigante del comercio electrónico y busca formas de reducir su poder.

Amazon

Amazon

Amazon

El miércoles pasado fue un mal día para las acciones de Amazon.com Inc., a pesar de que la compañía no hizo nada malo. El fabricante de chips para computadoras Nvidia Corp. no lanzó una proyección de ganancias, pero sus acciones también cayeron esta semana.

El poder financiero de Facebook Inc. no se ha debilitado (hasta ahora), pero ha hecho perder una parte del valor de mercado de Morgan Stanley en dos semanas. En este momento, a los inversores les preocupa que las empresas de tecnología puedan sucumbir no a la competencia o los errores comerciales, sino a las consecuencias de su propia soberbia o poder de mercado.

Todo esto parece tardío, pero también extraño. Llevamos tanto tiempo escribiendo sobre el inminente ajuste de cuentas de la tecnología que es sorprendente darse cuenta de que a los inversores finalmente les importa.

El precio de las acciones de Amazon cayó un 4.4% el miércoles después de que Axios informara que el presidente Donald Trump está "obsesionado" con el gigante del comercio electrónico y busca formas de reducir su poder. En un tuit el jueves, Trump confirmó que le preocupa el impacto de Amazon en ciudades y estados, el Servicio Postal de Estados Unidos y minoristas más pequeños. En respuesta, las acciones de Amazon caían en las primeras operaciones.

Facebook ha caído desde las revelaciones de que una empresa de consultoría política se aprovechó de las reglas sobre datos anteriormente laxas de la compañía. Las acciones de Nvidia han caído casi un 10% esta semana después de que la compañía dijera que suspendería las pruebas de vehículos autónomos en las vías públicas en respuesta a un accidente con un auto sin conductor de Uber que atropelló y mató a una peatona. (Nvidia proporciona tecnología para los vehículos autónomos de Uber).

Estas empresas no son todas víctimas intachables. Amazon no es una acogedora organización benéfica. Años de una actitud arrogante de Facebook sobre la privacidad de los datos y las desventajas de su red social han creado esta crisis. En este momento, sin embargo, los inversores se están dando cuenta de que las compañías tecnológicas son tan grandes, dominantes y económicamente importantes que la sospecha ahora es un hecho permanente de la vida, y la reacción negativa se ha convertido en un costo real de hacer negocios.

La reacción de las acciones de Amazon me sorprendió y no me sorprendió al mismo tiempo. La antipatía del presidente de EE.UU. por Amazon o el máximo ejecutivo Jeff Bezos no es ningún secreto. El verano pasado, Trump tuiteó una crítica no del todo precisa sobre los pagos de impuestos de Amazon.

También dijo anteriormente que Amazon tenía un "gran problema antimonopolio" y tuiteó que la compañía está perjudicando a las ciudades y estados de EE.UU. En diciembre y nuevamente en el tuit del jueves, Trump dijo que las finanzas de Servicio Postal de EE.UU. se vieron perjudicadas por sus negocios con Amazon. (Eso es más complicado de lo que 280 caracteres pueden transmitir). Es difícil saber si Trump realmente cree que Amazon está causando daño, o si guarda rencor contra el Washington Post, propiedad de Bezos. Tal vez ambos.

Trump no está solo en su cuestionamiento del poder de Amazon, pero no existe un arma legal fácil de manejar. Axios dijo que Trump "ha hablado sobre cambiar el tratamiento tributario de Amazon", pero no está claro cómo los cambios tributarios podrían apuntar específicamente a Amazon. La compañía es conocida por los consumidores.

Amazon es como un hombre del saco de muchas industrias, pero solo capta unos pocos puntos porcentuales del gasto minorista total de EE.UU. Los enfoques convencionales de la legislación antimonopolio no se aplican fácilmente a Amazon, aunque algunos académicos han dicho que las aplicaciones de la ley deben cambiar.

Y no hace falta decir que la Casa Blanca no controla directamente a las autoridades antimonopolio de EE.UU. Suponiendo que los ataques de Trump contra Amazon en Twitter no continúen, es probable que el descenso de las acciones de la compañía dure poco. Pero el pánico temporal de los inversores es comprensible. Es mucho mejor para las poderosas compañías de tecnología como Amazon pasar desapercibidos en este momento.

Apple y Amazon deberían haber enviado cartas de agradecimiento a Mark Zuckerberg por atraer últimamente el 100% de la atención de los miembros del Congreso, reguladores globales y periodistas tecnológicos escépticos. Pero la nueva visión del pensamiento de Trump demostró que hay mucha atención no deseada para los gigantes tecnológicos.

También hay un replanteamiento general de los inversores, no por primera vez, sobre la concentración de tecnología en el mercado bursátil después de varios años de ganancias extraordinarias en el sector. Al igual que con la reacción del mercado a los coletazos tecnológicos, esto tiene poco que ver con los negocios actuales de las superpotencias tecnológicas, que siguen siendo sólidos. Nada ha cambiado. Excepto que todo ha cambiado.

Por Shira Ovide

Esta columna no refleja necesariamente la opinión de Bloomberg LP y sus dueños.

Nota

En una rueda de prensa el miércoles en la Casa Blanca, una vocera dijo que el Gobierno de Trump no está considerando cambios de política específicos dirigidos a Amazon.

Tags Relacionados:

Facebook

Amazon

Donald Trump

Leer comentarios ( )

Ir a portada