El (TPP), que reunirá a más de 850 negociadores de 11 países en Lima este 15 mayo, podría terminar expandiendo las responsabilidades de los proveedores de servicios en Internet sobre los contenidos que infrinjan las leyes de , logrando "pasar por alto" los derechos de los ciudadanos al acceso a la cultura y al conocimiento.

Este futuro bloque comercial estaría conformado por Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Estados Unidos, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam. Las rondas de negociaciones, que se llevan a cabo desde el 2010, deberían terminar en octubre, según Miguel Morachimo, director de la asociación civil Hiperderecho.

El abogado explicó que el carácter "ultrasecreto" del TPP corre el riesgo de incorporar marcos legales propuesto por , que ya fueron rechazados por su Congreso, como la Ley . Esto se detectó cuando el Capítulo de Protección de la (TRIPS) se filtró en Internet en el 2011.

"Podría estar obligándose a las empresas que prestan servicios intermedios en Internet a actuar de forma activa para vigilar los contenidos de sus usuarios", detalló Morachimo. Con ello, estas empresas serían también responsables de los contenidos ilegales de sus usuarios. Telefónica, el creador de una red social o el propietario de un sitio web califican como los "intermediarios".

Autores y usuariosLas medidas de protección tecnológica, que indican el uso permitido de las obras con autoría reconocida en formatos digitales, también podrían añadir costos o prohibir usos derivados actuales. Morachimo da un ejemplo: un texto digital no podría tener una versión en audio para un invidente si se endurece la protección tecnológica, algo que no sucedería si fuera un texto físico.

El especialista aclara que llamar la atención sobre estos puntos no sugiere que los creadores de contenidos dejen de defender sus derechos. Pero al tratarse de un acuerdo comercial que estandariza prácticas de varios países, "el espacio que tengamos para desarrollar políticas locales puede ser cada vez menor".

De hecho, el Artículo 16.3 del TRIPS muestra que EE.UU. propone "establecer incentivos legales para facilitar la cooperación de proveedores con titulares de contenidos", con lo que se podría eliminar procesos judiciales y permitir abusos por parte de los autores, algo que ya ha venido sucediendo en dicho país, indicó Morachimo.

Posición peruanaSegún el viceministro de Comercio Exterior, Carlos Posada, la reunión del 15 al 24 de mayo es clave para el avance de los temas más complejos que se negocian en ese foro (Gestión 06.05.13). El Perú impulsará la introducción del Reconocimiento de la biodiversidad y los Conocimientos tradicionales como parte del capítulo de Propiedad Intelectual, según Posada.