"Para desarrollar el mercado de telecomunicaciones, es difícil estar cómodos con que haya solo dos operadores móviles". , director de , describe así que se haya dado la buena pro de a Movistar y Americatel, que supone un cambio "disruptivo" en la velocidad de transmisión actual. "Ahí hay un problema que el propio Estado ha generado", agregó.

Y es que, según explica el especialista, el espacio disponible en pudo canalizarse en tres espacios, de 45 megahertz (Mhz) cada uno, en lugar de 20 Mhz, como se dio en la buena pro del 22 de julio, que además terminó "desperdiciando" 5Mhz en cada frecuencia.

Sucede que el espectro usado internacionalmente (AWS) para transmitir voz, video, datos y mensajería tiene frecuencias en dos segmentos: 1,710 -1,755 Mhz y 2,110 – 2,155 Mhz. En , la banda A tiene hasta 1,770 Mhz, mientras que la banda B se extiende a 2,170 Mhz.

Huamán explica que, dentro de las frecuencias válidas, hay un tramo de 45 Mhz que puede dividirse en cuantas partes necesarias. La experiencia internacional –apuntó–, demuestra que con 15 Mhz se tiene un buen "caso de negocio", pero el Estado canalizó 20 Mhz en cada banda, sumando 40 en lugar de 45 Mhz, por lo que descartó la posibilidad de tener otro competidor (ver imagen).

Clic en la imagen para ampliar.

Posibles solucionesPero aún hay oportunidad para los operadores que quedaron fuera de la primera licitación. En diciembre saldría a concurso una banda de 700 Mhz y se daría en tres bloques. Y además, "Claro podría comprar bandas que tengan otros operadores, como la 2.5 G. O incluso en las bandas de 1900 Mhz y de 850 Mhz de hoy, el desarrollo tecnológico ayude a que haya 4G", detalló.

Otra figura es la del Operador Móvil Virtual. "Significa que puede haber operadores que no tengan red, pero que podrán acceder, por normativa de y del MTC, a las redes de quienes sí tengan infraestructura", anotó el ejecutivo. Así, el usuario podrá pedir servicios con su propio operador, aunque éste no tenga una red 4G propia.

¿Por qué es tan importante la red 4G? El ejecutivo señala que es un "cambio disruptivo" porque no se trata de una mejora de 30% en la velocidades de 2G y 3G actuales, sino que se multiplicarán por 5 o más veces. Es una apuesta atractiva, en un contexto en el que la compra de smartphones sigue en aumento en Perú.