Trump marca sus prioridades para "OTAN del futuro" sin tranquilizar a sus aliados

Los aliados acordaron sumar la OTAN a la coalición internacional que lucha contra los yihadistas del Estado Islámico en Irak y Siria, una decisión a la que países como Francia e Italia se mostraban reticentes.

(AFP) El presidente estadounidense, Donald Trump, citó el terrorismo o “las amenazas desde Rusia” como sus prioridades para la OTAN, en su primera cumbre de la Alianza en la que acusó de “deber enormes sumas” a unos aliados preocupados por su compromiso con Europa.

“La OTAN del futuro tiene que incluir un gran enfoque sobre el terrorismo y la inmigración, así como las amenazas desde Rusia y las fronteras orientales y meridionales de la OTAN”, aseguró Trump, quien había hecho de la lucha antiterrorista una de sus prioridades.

Sus palabras eran muy esperadas por el resto de mandatarios, máxime cuando el septuagenario presidente calificó en el pasado a la OTAN de “obsoleta”, antes de desdecirse, y llegó incluso a cuestionar el apoyo a sus aliados en caso de ataque, si no aumentaban su gasto en defensa.

En un claro acercamiento a las demandas de Washington, los aliados acordaron sumar la OTAN a la coalición internacional que lucha contra los yihadistas del Estado Islámico en Irak y Siria, una decisión a la que países como Francia e Italia se mostraban reticentes.

El futuro ingreso, que deberán confirmar los mandatarios, no impidió que Trump pronunciara un “muy duro” discurso, tal y como avanzó su canciller, Rex Tillerson. Los miembros de la OTAN deben “cumplir con sus obligaciones finacieras”, criticó Trump.

“Esto es injusto para la gente y los contribuyentes de Estados Unidos”, subrayó el mandatario, recordando que 23 de los 28 países de la Alianza “todavía no pagan lo que deberían”, es decir, que no llegan al 2% del PBI de gasto militar nacional que se comprometieron a alcanzar antes de 2024.

Y, aunque Estados Unidos ha sido el único país en la historia de la OTAN en invocar el Artículo 5 de defensa colectiva tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, Trump no pronunció ni una palabra sobre si respetaría este principio en caso de ataque a Europa, como esperaban sus socios.

Salvaje ataque
Bajo un radiante cielo azul de un caluroso día de primavera, el presidente de Estados Unidos supo escoger el momento para pronunciarse.

Tras llegar a la OTAN sin hacer declaraciones, Trump rompió su silencio durante la inauguración de un memorial sobre los atentados del 11 de septiembre y la caída del muro de Berlín.

Aunque también bromeó sobre el coste de la nueva sede de la Alianza, unos 1,100 millones de euros, sus primeras palabras fueron para las víctimas del “salvaje ataque” en Mánchester, noroeste de Inglaterra, para las que pidió un “momento de silencio”.

“Todas las naciones lloran hoy aquí con usted y están aquí junto a usted”, dijo Trump a una primera ministra británica, Theresa May, molesta con Washington por las filtraciones en la prensa estadounidense de informaciones de la investigación del atentado en un concierto de pop que costó la vida a 22 personas.

El mandatario estadounidense, que calificó de “muy preocupantes” estas supuestas filtraciones de agencias de inteligencia estadounidenses, pidió al departamento de Justicia y “a otras agencias relevantes” una “completa investigación al respecto”.

Theresa May, para quien el ataque muestra la importancia “para la comunidad internacional, incluida la OTAN, de hacer más en la lucha contra el terrorismo”, habló con Trump sobre las fugas justo antes de la tradicional foto de familia, según una fuente del gobierno británico.

Sin ‘posición común’ sobre Rusia
En su primera gira internacional, Trump, que hace frente a un escándalo en su país por sus presuntos vínculos con Rusia, logró dejar de lado los encontronazos en Arabia Saudita, Israel e incluso con el papa Francisco, al término de cuyo encuentro salió “más decidido que nunca a perseguir la PAZ”, según tuiteó él mismo.

Sin embargo, el encuentro con los dirigentes de la instituciones de la UE durante la mañana no logró superar las diferencias a ambos lados del Atlántico en temas como el comercio internacional o el cambio climático, pese a que los europeos le prepararon un recibimiento con alfombra roja incluida.

“No estoy 100% seguro que podamos decir hoy -el señor presidente y yo mismo- que tenemos una posición común, una opinión común sobre Rusia, aunque, cuando se trata del conflicto en Ucrania, parece que estamos en la misma línea”, dijo Tusk al término de la reunión en una declaración a la prensa sin preguntas.

Trump, que había augurado la salida de otros países del bloque tras Reino Unido antes de desdecirse, aprovechó la ocasión para expresar su preocupación por el impacto del Brexit “en los empleos en Estados Unidos”, según una fuente europea.

La esposa del magnate estadounidense, Melania Trump, aprovechó la mañana para participar en un foro sobre acoso a menores en internet, antes de continuar su agenda visitando el museo Magritte de Bruselas y una tienda de lujo junto a otras primeras damas.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Moda Inc.Daniel Trelles

Lif Week Primavera Verano 2018

JuegomaniáticosJuan Pablo Robles

Lanzamiento del Huawei Mate 10 en Alemania

Próspero PerúGladys Triveño

A propósito del sector textil confecciones

El Vino de la Semana

Las Perdices de Luján de Cuyo

Palabra de GestiónJulio Lira Segura

La agenda decisiva

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO