El (TPP, por sus siglas en inglés) apunta a formar un nuevo bloque comercial que estaría conformado por Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Estados Unidos, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam. Las negociaciones alrededor de lo que se acordará en el tratado es de carácter ultrasecreto, a diferencia de otros acuerdos comerciales.

Hoy, Wikileaks , correspondiente a las negociaciones que se realizaron en la ronda de Brunéi, en agosto de este año. El documento consta de 95 páginas y tiene 941 puntos sobre los que no hay acuerdo entre los países participantes, por lo que el tratado no se cerraría este año, como el presidente Obama esperaba (algo que incluso ).

Según la Red Peruana para una Globalización con Equidad (RedGE), la filtración "muestra que a tres años del inicio de la negociación, el gobierno de Estados Unidos sigue buscando imponer disposiciones que afectarían gravemente el acceso a medicamentos, así como las libertades en Internet y el acceso a las nuevas tecnologías de información".

Paul E. Maquet, coordinador de incidencia de la RedGE, advirtió sobre la falta de transparencia de las negociaciones. "A tres años de iniciado el proceso, todo lo que sabemos del TPP es gracias a filtraciones como esta, pues la información otorgada por los gobiernos es muy general y no refleja realmente los compromisos que se están asumiendo en las rondas de negociación", agregó.

Sospechas de monopolioLa RedGE resalta que en el documento se observa el otorgamiento de patentes para segundos usos de un medicamento ya conocido, "lo que alargaría el período de monopolio, manteniendo los precios elevados". Esta disposición no se encuentra vigente en la legislación peruana y fue rechazada en el y también ha sido prohibida por el Tribunal Andino de Justicia.

También incorpora un apartado sobre productos biológicos, que buscaría limitar la competencia de biosimilares manteniendo muy elevados los costos de estos tratamientos de vanguardia para el tratamiento de diversas enfermedades, entre ellas el cáncer.

Sobre Internet"Crean nuevos derechos que en la esfera internacional no han tenido consenso durante los 15 años recientes, como es el uso de contenidos. Se aumentan los plazos de protección en materia de derechos de autor hasta casi duplicar los estándares internacionales y crea nuevos derechos que no existen en ningún instrumento de propiedad intelectual, que pueden significar serias desventajas para el acceso al conocimiento y la cultura", , director ejecutivo de la ONG chilena Derechos Digitales, al portal mexicano La Jornada.

Finalmente, la RedGE dijo que el texto también incluye disposiciones que criminalizan la copia de productos culturales protegidos por el copyright, incluso si se realiza sin ninguna motivación de ganancia económica, directa o indirecta. Por esos motivos, el acuerdo ha sido considerado como un símil de la , en referencia a la polémica propuesta que fue rechazada en EE.UU.