El presidente del Consejo de Ministros, , destacó la necesidad de relanzar el proceso de descentraización y regionalización, indicando que la mala gestión y la falta de entrega en obras de los beneficios de los caracterizan a muchas de las actuales.

"Ahí (gobiernos regionales) tenemos un pasivo muy grande de inacción. Hay muy buenos presidentes regionales, con raras excepciones, y también buenos alcaldes, pero no en todo el país. Hemos trasladado muchísimas competencias pero no hay capacidades", refirió.

Reveló que el Gobierno tiene detectados 170 , de los cuales 70 están en punto de ebullición. Ante ello, el premier aseguró que actuamente el Gobierno cuenta con los mecanismos necesarios para dialogar y evitar protestas.

"Somos un Gobierno de diálogo. Todos los días recibimos de cuatro a cinco delegaciones para solucionar los problemas sociales", dijo a Canal 4.

Precisó que el problema es que existe un grupo de personas que quiere desestabilizar y detener el crecimiento económico de la nación. "Quieren paralizar la actividad minera sin ninguna razón que los asista".

Agregó que es absolutamente falso que este sea un Gobierno autoritario. "Lo que pasa es que estamos acostumbrados en este país a que no se cumplan las leyes, que se bloqueen las carreteras y no se haga la denuncia"