Ni bien empezó la sesión del pleno del Congreso, la bancada de Fuerza Popular a través de Héctor Becerril, exigió a la Mesa Directiva que ponga a debate las mociones para sancionar a cinco legisladores.

Al escuchar la propuesta, la presidente del Parlamento, Ana María Solórzano, comentó que hay otros temas importantes por verse, como proyectos de ley sobre la reforma electoral.

Sin embargo, Becerril sostuvo que el objetivo del oficialismo es que salven las cabezas de Jhon Reynaga, Heriberto Benítez, Víctor Grández y José León para que ayuden a que el Gabinete de Pedro Cateriano obtenga el voto de confianza.

Ante el escándalo que provocó el fujimorismo, Solórzano se vio obligada a suspender la sesión del pleno hasta las 15:00 horas.