Con respecto a las divisiones al interior del nacionalismo que se hicieron evidentes la semana pasada, la congresista Ana María Solórzano consideró que la discusiones en su partido no debieron "salir a la luz". "Este tipo de cosas nos sirven como experiencias (…) espero que logremos la unidad que en un comienzo nos marcó", indicó en Agenda Política.

Con relación a la presunta imposición de la primera dama, , para que Solórzano sea la candidata del nacionalismo a la presidencia del Congreso, respondió que en su bancada "no existen los caprichos, existe la disciplina". En ese sentido, dijo que sus colegas llegaron a un consenso para elegirla. "En las reuniones se mencionó como candidatos a varios de mis colegas, todos tuvieron la oportunidad de hablar, de expresar lo que sienten, de proponer nombres y se respetó la decisión", precisó.

Asimismo, mencionó que de acuerdo a los estatutos de su partido, la parlamentaria Esther Saavedra tiene que presentarse en el tribunal de honor. "Es importante respetar la decisión tomada", señaló.

Agenda pendiente

De llegar a presidir el Parlamento, Solórzano indicó que buscará el dialogo con las demás bancadas a fin de sacar las reformas pendientes en el Poder Legislativo. "Tenemos nosotros toda la voluntad de coordinación", indicó.

Además anunció que se enfocará en priorizar los temas de género vinculados a los proyectos de Ley. "Los temas de genero no serán archivados, también tenemos pendiente definir la no reelección de los presidentes regionales", apuntó.

Con respecto a la investigación del caso López Meneses y al debate del informe del caso Ecoteva, Solórzano sostuvo que respetará la decisión que tomen los parlamentarios. "Tenemos que ser respetuosos que todo se haga de manera rápida y transparentes, nosotros tenemos que respetar la decisión de la mayoría de los congresistas", mencionó.