| El Gobierno socialista de Venezuela llamó a una reestructuración de pagos de su ingente deuda externa del país y de la estatal petrolera PDVSA, que empezará a negociarse en una reunión con los inversores el 13 de noviembre en Caracas.

El anuncio del presidente Nicolás Maduro, que vino acompañado por la promesa de transferir unos US$ 1,169 millones para pagar un bono que debía cubrir sin dilación el jueves, no provocó que Venezuela ni Petróleos de Venezuela (PDVSA) cayeran en incumplimiento de pagos.

Pero, sí causó confusión en un mercado que observa serias dificultades del Gobierno que en medio de una severa crisis económica debe enfrentar pesados pagos que suman unos US$ 61,000 millones totales, incluyendo los bonos de PDVSA.

A continuación algunos datos sobre la propuesta hecha por Venezuela a sus acreedores: