Tras la elección de Carlos Ramos Heredia como Fiscal de la Nación, el analista político Fernando Rospigliosi, indicó que al asumir el máximo cargo no se invalidará las investigaciones en su contra.

Sin embargo, consideró que podría haber problemas para una indagación imparcial. Hasta el momento, Ramos Heredia afronta una acusación constitucional por omisión de funciones y encubrimiento en las investigaciones que se realizaron en Áncash.

Ramos Heredia es acusado de negarse a investigar al fiscal superior del Santa, Hugo Farro, quien según una denuncia tras reunirse con el presidente regional de Áncash, César Álvarez, habría dilatado una intervención en un local de Chimbote ('La Centralita') en el que se habrían hecho interceptaciones telefónicas.

"Es una pésima noticia, porque el fiscal ha estado implicado en los sucesos de Áncash y realmente es una muestra que las instituciones son reacias a renovarse entre ellas mismas", indicó Rospigliosi en canal N.

Precisó que el electo Fiscal de la Nación ahora tenía un "inmenso poder" que afectarían las indagaciones en su contra. "Su elección no invalida la investigación, pero ahora tiene un poder inmenso, puede quitar y poner fiscales. Eso sin duda es un problema para la investigaciones", indicó.

Agregó que el vínculo familiar de Ramos Heredia con la primera dama, Nadine Heredia, contribuye a desacreditar la función de la Fiscalía.

Por su parte, Javier Bedoya dijo que no podía descalificar a Ramos Heredia solo por ser primo de la prime dama; sin embargo, dijo que se trata de un tema sensible que la Fiscalía de la Nación recaiga sobre un pariente de la esposa del presidente Ollanta Humala.

Dato Los fiscales José Peláez, Nora Mirabal, Zoraida Ávalos y el propio Carlos Ramos votaron a favor, mientras Pablo Sánchez dio un voto negativo.