En un contexto de conflictividad latente en torno a la minería, el CEO de Buenaventura, , reafirmó que la extracción de minerales es una posibilidad de desarrollo para el país y no hay que verla como "una maldición", pues ofrece oportunidades en zonas rurales alejadas.

"La minería no es una maldición: es cuestión de cómo se maneja. El Perú es un país con una costa semiárida y una sierra como una muralla que nos divide con la selva. ¿Cómo se logra justificar como carreteras, comunicaciones y electrificación rural si es que no hay actividad económica en la sierra? Nadie me va a decir que a 5 mil metros de altura vamos a sembrar caña de azúcar", manifestó.

"A mí nadie me va a sacar de la cabeza de que sí contribuimos al desarrollo nacional. No hay que ser un acomplejado y decir 'no a la minería'", agregó en el programa "Abre los ojos" de Frecuencia Latina.

Afirmó que el asunto es encontrar recursos naturales que puedan ser explotados y dar puestos de trabajo. "Hay que darle oportunidad al 20% de la población que vive encima delos 4 mil metros de alturas", enfatizó.

En ese sentido, exhortó a darle oportunidades a las zonas menos beneficiadas: "Nosotros debemos preocuparnos de generar actividad económica fuera de las grandes ciudades y en eso la minería contribuye enormemente".