El canciller solicitó una sesión reservada en el Congreso para responder el pliego interpelatorio por la acciones en el exterior que realiza el , fachada del grupo terrorista Sendero Luminoso.

El ministro de llegó poco después de las 9 a.m. al Parlamento, donde se esperaba que respondiera los cuestionamientos ante el pleno.

Sin embargo, tras la lectura de un pequeño libreto en el que repitió los argumentos esgrimidos por la Cancillería en sus comunicados, solicitó que se pase a sesión secreta y no pública.

El pedido, que fue aceptado por la Mesa Directiva, causó malestar entre varios legisladores de oposición.