El ambiente político en el Perú estuvo más que movido en la semana que terminó, con una palabra que superó a otras y fue "reglaje", lo que inclusive provocó la aparición del presidente de la República, , para "rechazar tajantemente" que se haga seguimientos a personajes del gobierno.

"Mi gobierno tiene el más absoluto respeto por los valores democráticos y las libertades garantizadas en la Constitución. Jamás he traicionado el compromiso democrático por el que me involucré en política", dijo Humala acompañado de los integrantes del Consejo de Ministros.

Inclusive la historia no solo involucró a líderes de la oposición sino también a la vicepresidenta de la República, Marisol Espinoza, quien no solo "repudió" tales actos sino que espera que en este asunto.

Otro hecho relevante fue del empresario Martín Belaunde Lossio, quien tiene la posibilidad de salir en libertad en caso se acepte su solicitud de refugio, según lo dicho por el de Bolivia.

Ya el fin de semana se cerró con las "acaloradas" justificaciones del ministro del Interior, Daniel Urresti, a las denuncias de de la jefa de la Sunat, Tania Quispe, por parte del personal de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI).

Cuando parecía que esa sería la última novedad del viernes, de manera sorpresiva apareció el presidente de la República, Ollanta Humala, para dar un mensaje a la nación, en el que convocó a una del Pleno del Congreso para que debatan el futuro del régimen laboral juvenil el lunes 26.

De esta manera, quedó sin efecto el debate que iba a ocurrir en la Comisión Permanente, en la cual ya se especulaba de un revés para el Poder Ejecutivo. Ahora el Pleno tendrá la tarea de , entre cambios y derogatorias, para el régimen juvenil.