Entre los años 2006 y 2010, las exportaciones del Perú hacia crecieron un 139%, dejando un intercambio comercial de más de US$ 10 mil millones al cierre del 2010. Tan solo hasta mayo del 2011, el Perú logró exportar US$ 2.6 millones (FOB), alcanzando la mitad de todas las exportaciones del año anterior.

Este tipo de datos circunscriben las relaciones de ambas naciones a un ámbito comercial, dejando fuera los factores ajenos éste que lograron consolidar hitos como el , vigente desde marzo del 2010.

Para el internacionalista Luis García-Corrochano, una relación tan valiosa para el Perú va más allá de lo económico. Aunque en los últimos años parece haber un gran énfasis en ese aspecto, García-Corrochano advirtió que no debemos dejar esta relación en las manos "de los flujos comerciales".

Verdadero interésCuando la comienza a salir del aislamiento, en los años 90, se inicia una nueva etapa entre ambos países. "A partir del gobierno de Fujimori hay no solamente un verdadero interés, sino que se empieza a entender la importancia y la real dimensión de lo que es la relación peruano-china", estimó García-Corrochano.

La complejidad de esta relación está en el plano político. No es extraño que el gigante asiático cause polémica en aspectos como el de los Derechos Humanos, por ejemplo. "Perú puede ser crítico de algunas cuestiones políticas que se pueden suscitar en China, pero no lleva esta discusión a los foros internacionales", explicó.

IndivisibleDurante el gobierno de Alejandro Toledo, "se quiso separar la relación de carácter económico-comercial de la política", sin lograr pasos importantes en los lazos con este país. Por otro lado, "el [segundo] gobierno de García comprendía perfectamente que la relación con China no puede ser dividida".

Durante ese periodo, se contemplaron los aspectos diplomáticos, políticos, económicos y comerciales de China como un todo. "Quienes priorizaron solo la relación comercial no lograron un TLC", señaló el experto.

"El Perú se sigue enriqueciendo con la difusión de la cultura china, tanto por parte de los peruanos que viajan para estudiarla", afirmó. Así, dejó en claro que el intercambio cultural –que puede perderse con tanto número– entre ambos Estados no es "el patito feo" de la relación bilateral, sino todo lo contrario.

EL DATO"Las relaciones entre el Perú y China" hace una revisión exhaustiva de todos los aspectos históricos entre ambos países. García-Corrochano y Rubén Tang, director del Instituto Confucio, son los autores de esta publicación del Instituto de Estudios Internacionales de la PUCP.