Al parecer no pierde la fe en conversar con los congresistas de Fuerza Popular y su líder Keiko Fujimori antes de asumir el gobierno desde el 28 de julio y se mostró confiado de que habrá una conversación previa entre ambas partes.

"Yo creo que va a haber una conversación previa (con Fuerza Popular), hay señales de que esto va a ocurrir en estos días", anotó.

[ Lea también ]

Sin embargo, aclaró que lo que necesita el Perú no solo son conversaciones sino dar señales de que su gobierno quiere trabajar con el Congreso, sin sacrificar sus grandes objetivos sociales que han sido un tema central de la segunda parte de la campaña electoral.

Indicó que entre esos objetivos esta dotar de educación, agua potable y salud pública para la población.

MedidasReiteró que en su discurso por 28 de julio adelantará, de manera general, las medidas que pondrá en marcha.

"Son muy puntuales la mayoría y desde el punto de vista económico la principal medida es promover la formalización, dándole un régimen fácil a las pequeñas empresas para que puedan incorporarse al sistema tributario y también tener acceso al crédito, yo creo que con esta medida habrá una revolución crediticia", enfatizó.

[ Lea también ]

Pero recordó que todo proceso económico toma entre uno y tres años en tener resultados, aunque con esta medida se esperan tener "un efecto grande en dos años".

"La reducción del IGV, que mucha gente cree que es controversial, está sujeta a que se cumplan las metas presupuestarias", subrayó.

Asimismo, puntualizó que su gobierno no quiere perder de ninguna manera la calificación crediticia que tiene el Perú en la actualidad y que es casi la mejor de América Latina, salvo comparado con Chile.

"Vamos a hacer todo lo posible para mantener y mejorar eso", subrayó.