(PPK) empieza la conversación confesando que está "un poquito preocupado por las que son inciertas". Hace una pausa y añade que "hemos tenido un bajonazo en el crecimiento del año pasado". Otra vez una pausa, aunque ahora recupera la sonrisa para señalar que esta tendencia se debería empezar a revertir este año.

¿El gobierno está optimista?La tarea del gobierno es ser optimista. Cuando era ministro de Economía era realista, pero alentador. ¿Qué ha pasado ahora? En el último año y medio, los fuertemente y eso afecta las exportaciones que han bajado en 20% más o menos y eso afecta obviamente la tasa de crecimiento.

¿Este es el gran problema que afecta la economía?Esa es la causa principal de los problemas que tenemos, pero hay otras causas subsidiarias como la inversión pública que debió ser contracíclica, pero se estancó el año pasado, a pesar de lo que dice el Ministerio de Economía, pero se quedó en 6% del PBI, por los problemas en las regiones. Y hay un tercer problema del que se habla muchísimo, que es la permisología, que no es una palabra de la Real Academia Española (risas).

Pero se usa mucho en los últimos años…Sí, y allí hablamos de la burocracia y el miedo a tomar decisiones, y eso afecta ciertamente a un montón de proyectos pequeños y medianos. Los grandes están yendo adelante después de un poquito de forcejeo, pero allí están.

¿Cuáles son las medidas que debería adoptar el gobierno para contrarrestar la desaceleración?Lo primero es destrabar. Hay tantos proyectos financiados por el sector público que podrían ir adelante y están atrapados en la burocracia. Lo vemos en muchos sitios. Estuve en Chincha, las calles destrozadas, el proyecto de agua que no anda. Chiclayo es lo mismo; vamos a Arequipa, el puente de la vía de Circunvalación no se culminó, pero en Lima hay bastante actividad, la Vía de Evitamiento está andando. Pero si hacemos la suma estamos muy por detrás.

¿Qué otras medidas considera urgentes?Otra medida es que el Ministerio de Economía debería de explicarle al país qué pasa; que es lo que acabo de decir: la caída de las exportaciones nos lleva a decir qué otras exportaciones tenemos, y qué cosas podemos hacer para que sean contracíclicas.

Regresando a Ica y Chincha, hay una actividad tremenda en agroexportación, por ejemplo. Estuve con el presidente de la región para hablar del agua y vi cinco proyectos que podrían empezar pero van a tomar tiempo, por supuesto, sin embargo, podrían expandir el área agrícola de Ica. Es solo un ejemplo. Es positivo que Majes – Sigua siga adelante, pero lo más importante es destrabar los proyectos grandes y pequeños y explicar qué pasa.

¿Cómo ve las posibilidades de crecimiento en otros sectores?Tenemos algunos sectores que podrían estar mucho mejor como el petrolero. A pesar de que el precio se ha derrumbado a la mitad, hay interés. Cepsa acaba de hacer un descubrimiento grande en Ucayali que es promisorio. En fin, hay muchas cosas que se pueden hacer. Si estamos enfrascados en Belaunde Lossio, López Meneses, Álvarez, La Centralista, esos son temas para los tribunales, ese no es el tema central, el tema central es y siempre será el económico.

¿Le convence este gabinete? ¿Debería de haber reajustes?Creo que hay un ministro de Economía con muy buenas intenciones, y el tema obviamente de la Policía de la seguridad ciudadana es importante. El ministro (Daniel Urresti) ha sido muy criticado por los medios, pero hay que darle un crédito: ha defendido a la Policía y ha puesto en el mapa el tema de la seguridad ciudadana. Creo que eso es bueno.

¿Debería haber cambios en el Gabinete?Esa es una vieja idea importada de Francia, donde cambiaba de Gabinete como uno se cambia de calzoncillos. Eso no tiene que ver con gobernar. El Gabinete es demasiado grande, tenemos 19 ministros, mucha gente cree que el ministro es amo y señor de la vida política pero no es así. Los ministros deben ser modestos y manejar bien su administración.

Cambios y ley del empleo juvenil

¿Qué cambios haría usted?Tenemos ideas de qué le presentaremos al Congreso el primer día. Como temas sobre agua potable, que es fundamental, el tema del trabajador y formalización. Esta ley del empleo juvenil no ha pegado, no ha sido bien explicada y creo que va a ser derogada y no se ha planteado verdaderamente cómo enfrentar el hecho de que más del 70% de los trabajadores del Perú son informales o semi informales, no tienen nada, y la mayoría de las empresas van a entrar en un limbo. Hay que hacer cambios en el manejo tributario, y reducir la burocracia.

¿Cómo debió ser la ley entonces?Lo que hay que plantear, y no es fácil en todo los países del mundo, es crear un sistema de dos carriles en el que tiene beneficios, y el que tiene menos beneficios.

¿A qué se refiere?Lo primero que hay que hacer es establecer una conciencia nacional de que tenemos un problema, después hay que entrar al problema fundamental que es que la mayoría de empresas son informales; por consiguiente no pueden tener trabajadores formales.

¿Pero qué se debe hacer?Hay que facilitar que las empresas pequeñas puedan formalizarse, y hacer borrón y cuenta nueva.

¿Que se les perdone todo?No quiere decir que se les perdona drogas, lavado de dinero, pero tributariamente sí se les perdona. Se parte de la hora cero, en la cual uno viene a ser parte del sistema formal. Hay que bajar las tasa de los impuestos, pero tímidamente, ha bajado de 30 a 28 pero si se paga dividendos, se compensa con un aumento del impuesto y uno queda igual.

¿Pero la ley como tal es mala?No, pero no fue bien explicada.

Pero si no es mala, ¿por qué desaparecerla?Lo que pesa es que 70% de la gente no tiene nada, y se buscaba a través del entrenamiento darles trabajo de menor sueldo a los chicos. Pero la ley tiene un problema: el joven llega a los 24 años y "chao", y allí deberían entrar al régimen tradicional, pero de repente la empresa te bota.

Insisto, ¿entonces cómo mejorar las condiciones de trabajo de los jóvenes?Con el sistema de dos carriles. Se crea el seguro del desempleo; todos los países avanzados lo tienen. Allí es costoso, porque la población es mayor, pero aquí es una población joven. Hicimos un estudio hace años con Gustavo Yamada y se podía implementar ya, y eso le daría un grado de seguridad a las personas. La otra cosa que hay que hacer es que las contribuciones al sistema de pensiones sean más llevaderas, porque sacar 11% o 12% es costoso al principio.

En las elecciones pasadas, Pablo Secada, quien fue parte de su equipo de plan de gobierno, propuso recortar las vacaciones de 30 a 15 días…Esa fue una idea de Pablo y le dije que se olvidara de ella, eso es un mito lanzado por Alan García y otros. Yo nunca he dicho eso.

Perú Más, su partido, ya está inscrito. ¿Ahora, cuál es el objetivo?Estamos trabajando fuertemente en las regiones y los barrios grandes de Lima para inscribir los comités, estamos con 70 u 80 inscritos. Habrán unos 50 o 60 más, esa es la clave para tener un buen Congreso, si no hay un buen Congreso no hay gobierno. Y eso es lo que estamos viendo ahora.

¿Le preocupa la votación parlamentaria entonces?Mira lo que sucede ahora, hay un bloque importante de fujimoristas que se ha mantenido, el partido de gobierno que no se ha mantenido; el grupo de Alejandro Toledo que esta más o menos, pero no muy claro. Está la gente que yo llevé y que se fueron todos, que es principalmente gente del PPC. Si yo ganaba, hubiera tenido que gobernar con 12 congresistas, hubiera muerto.

Sin alianzas por ahora

Usted es la persona visible del partido, ¿pero quién más lo acompaña?Los invito a que vengan a nuestro instituto, hay uno o dos en cada región. Por ejemplo, Fernando Meléndez acaba de ser elegido presidente de Loreto, es una persona muy importante; en Junín está Ángel Uchupayco (presidente regional de Junín); en Puno, Juan Luque (presidente regional), quien fue rector de una universidad. No es el Perú de San Isidro. Ese es otro mito, mi grupo de gente es completamente local, peruana.

Pero Jorge del Castillo dijo que usted no tiene llegada al interior ni en los sectores D y E…Está totalmente equivocado, lo que pasa es que los apristas saben cómo maniobrar las noticias y se olvidan convenientemente de las encuestas. En ellas estoy por encima de Alan García, y son encuestas nacionales. Creo que tenemos que trabajar todos, Alan García, Keiko Fujimori y yo, si decido ir. En el 2006, Alan gana porque se corrió el cuco de Humala y corrió la ola muy bien, sobre todo en educación; este gobierno habló de la inclusión y ha hecho algunas cosas también. Pero del agua potable, ¿quién se ha ocupado? Nadie, "Agua para todos" no repercutió en nada. Las empresas de saneamiento pierden el 50% de agua, según el propio ministro de Vivienda.

¿Hará alianzas en el 2016?Nosotros no haremos ninguna alianza con nadie hasta que no se aclare el panorama. Por el momento nos enfocamos en el partido que hemos creado, donde hay mucho apoyo de la juventud, de provincias, de lugares lejanos, de Puno, de Arequipa, de Amazonas.

¿Lo veremos nuevamente con el PPC, con Acuña?Quiero mucho a Lourdes Flores, pero ella no es la jefa del PPC en este momento. Creo que es muy prematuro hablar de alianzas, eso se verá más adelante. Lo que sí sabemos es que el Perú está perdiendo el tiempo.

¿A qué se refiere?Estamos adelantando, pero lentamente y la demografía nos va a alcanzar, la población va a envejecer y si no hacemos los cambios ahora, en 15 años será tarde. Los temas son del todo conocidos: educación, agua, infraestructura, en educación felizmente tenemos un buen ministro, no le dieron los recursos que necesitaba pero ahora está empezando, ojalá él se quede.

¿Quién es su jefe del plan de gobierno?Tenemos varias personas que nos ayudan.

¿Quiénes son?En seguridad está Rómulo Pizarro; en lo económico, Alfredo Thorne, quien siempre nos ha ayudado, y hay otros más. Hay mucha gente del sector privado, pero que no quiere salir en la foto todavía.

Se ve como candidato en el 2016…Necesitamos cambio combinado con experiencia y aquí se ha improvisado. En el 90 llegó Fujimori, porque había un caos en el país, y él fue el outsider. Ahora no hay caos, pero sí problemas, los candidatos deben demostrar experiencia, y nadie debe de negar que Alan fue presidente dos veces.

¿Y cómo evalúa sus gestiones?La primera vez lo hizo muy mal, pero la segunda lo hizo bien con la ayuda de los vientos de los altos precios de las materias primas. Keiko Fujimori de experiencia no tiene nada en términos gubernamentales, me imagino que maneja su casa y su campaña sin duda, pero quién tiene experiencia. Necesitamos gente que sabe cómo arreglar las cosas y tiene los contactos internacionales.

¿Qué tan importante son las redes sociales para su imagen?Tienen una gran importancia para las nuevas generaciones. Estamos muy activos, somos los más activos en Facebook, ahora emigramos al Twitter. Las redes sociales de hoy ya están superadas por las de mañana.

¿Usted mismo tuitea?Doy instrucciones y un grupo escribe. A veces hay errores como el de hace unas semanas (se refiere a su ) e hicimos un cambio en el equipo.

¿El error no fue suyo?No, de quien tuiteó. Ahora ya no está con nosotros.