Monteverde es investigado por presuntamente haber cometido el delito de lavado de activos y otros en agravio del Estado. (Foto: Lino Chipana / GEC)
Monteverde es investigado por presuntamente haber cometido el delito de lavado de activos y otros en agravio del Estado. (Foto: Lino Chipana / GEC)

El Colegiado A de la Sala Penal Nacional de Apelaciones Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios rechazó la apelación contra la detención preliminar y los allanamientos que se dictaron contra Gonzalo Monteverde y otros empresarios.

La apelación fue presentada por la defensa del empresario investigado por presuntamente haber cometido el delito de lavado de activos y otros en agravio del Estado.

El despacho del fiscal José Domingo Pérez, del equipo especial Lava Jato, solicitó la detención preliminar de Gonzalo Monteverde y otros cuatro empresarios, al mismo tiempo que un allanamiento a diversos inmuebles relacionados a todos los investigados.

Como se recuerda, el 22 de febrero, la jueza María Álvarez Camacho, del Tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria especializado en Delitos de Corrupción de Funcionarios, aprobó el pedido de detención preliminar por 10 días y se procedió a capturar a dos de los cinco investigados: Marcionila Cardoso Pardo y Carlos Javier Ángeles Figueroa.

Hasta el momento, permanecen como prófugos Gonzalo Monteverde, su esposa María Isabel Carmona y Jorge Wilfredo Salinas Coaguila.

"El Colegiado A de la Sala Penal Nacional de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia Especializada en Crimen Organizado y Corrupción de Funcionarios confirma la resolución emitida por el Tercer Juzgado [...] que declaró fundado en parte la detención preliminar y de allanamiento contra Gonzalo Monteverde y otros implicados por el delito de lavado de activos y otros", informaron a través de Twitter.

Estas órdenes de detención y allanamientos se dictaron luego que el ex tesorero internacional de Odebrecht Luiz Da Rocha Soares revelara en los interrogatorios ante fiscales peruanos en Curitiba (Brasil), que la firma brasileña utilizó empresas de propiedad de Gonzalo Monteverde, para introducir dinero al Perú, que luego debía ser distribuido por Jorge Barata.

Da Rocha declaró haber sostenido dos reuniones con Monteverde, una vez en Panamá y otra en el Perú, para coordinar el envío de dinero e incluso, reveló que en una de las citas, el empresario peruano le comentó que tenía dos empresas que podían ser utilizadas para tal fin.