Luego de que el presidente boliviano, , se dirigiera a su homólogo chileno, , para proponerle un intercambio de "gas por mar", éste último respondió de manera contundente de que "los temas de soberanía no se negocian por intereses económicos".

En el marco de I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (), Morales manifestó que "(una vez) resuelto el tema del mar, propongo compartir lo poco que tenemos en Bolivia: el gas".

De acuerdo al mandatario, en caso de concretarse la referida propuesta, Chile ahorraría US$900 millones en cuanto a importación de gas, lo cual significaría que las familias chilenas gasten menos por gas domiciliario.

En palabras de Piñera, anfitrión de la cumbre, "Chile no esta dispuesto a dividir su territorio y creo que a ningún país del mundo se le puede pedir una situación de esa naturaleza (…) Este presidente (refiriéndose a sí mismo) va a defender la soberanía de nuestro país porque no solamente es mi derecho, es mi obligación".