El Gobierno peruano negó haber impulsado un pedido de sanciones a Paraguay en la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) a raíz de la destitución de Fernando Lugo de la presidencia de ese país, informó Torre Tagle en un comunicado.

El canciller Rafael Roncagliolo aclaró que Perú no pidió la expulsión de Paraguay de Aladi, sino que propuso el 11 de julio un proyecto alternativo de declaración donde se expresa la honda preocupación del organismo regional por la crisis política en ese país.

El jefe de la diplomacia peruana anotó que "en concordancia con otros pronunciamientos internacionales y de organizaciones regionales, dicho proyecto manifiesta la honda preocupación de la Aladi por este acto contrario a las normas inherentes al Estado de derecho".

"Tal como consta en las actas de dicha reunión, (la declaración) concitó el apoyo inicial de la mayoría de los países miembros", afirmó Roncagliolo a la agencia oficial Andina.

La aclaración de la cancillería se hizo luego que el delegado de Paraguay ante la OEA, Bernardino Hugo Saguier, dijera que Perú habría promovido la expulsión de Paraguay de la ALADI.