(AFP) prevé aumentar en 15.5% su presupuesto de 2017 para la guerra informática, con el objetivo de fortalecer su capacidad para defender las redes estadounidenses pero también para atacar a las enemigas, dijo este jueves el secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter.

La actividad del grupo (EI) en internet o el robo de datos personales de millones de empleados federales almacenados en los ordenadores del gobierno muestran que la guerra informática es cada vez más "sofisticada" y "severa", indicó Carter ante una comisión presupuestaria del Congreso.

Asimismo, para la guerra informática a 6.700 millones de dólares en 2017, es decir un poco más de 1% de su presupuesto total de Defensa (582,700 millones) y un alza de 900 millones de dólares respecto al año anterior, según Carter.

Estas sumas serán utilizadas para defender mejor las redes informáticas estadounidenses, militares y civiles, pero también para poder disponer de "opciones militares" para responder a los ataques masivos contra ordenadores en el país, explicó.

Por otro lado, ocupa un lugar principal en el último informe del jefe de inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, sobre las amenazas que apuntan al país.