Martín Vizcarra anunció adelanto de elecciones el 28 de julio (Anthony Niño de Guzmán/GEC)
Martín Vizcarra anunció adelanto de elecciones el 28 de julio (Anthony Niño de Guzmán/GEC)

Un grupo de abogados especializados en Derecho Constitucional emitió hoy una declaración donde desestiman la propuesta del Ejecutivo para acortar el periodo presidencial y adelantar las elecciones generales al 2021.

En el escrito, señalan que tanto el Ejecutivo como el Legislativo han sido elegidos por el pueblo hasta el 2021, por lo que consideran “inconveniente” la alteración del plazo para el que fueron electos.

Sostienen que dicha alteración “constituiría una afectación de los derechos políticos de elegir y ser elegidos, además de un grave precedente de interrupción de los plazos constitucionales preestablecidos”.

Además se refirieron a la posibilidad de que, desde el Ejecutivo, se plantee una cuestión de confianza si el Legislativo decidiera no aprobar la iniciativa de reforma constitucional.

En ese sentido, los juristas recordaron que es potestad del Congreso la aprobación o no de una reforma constitucional, y que tal decisión no es observable por el presidente, por lo que “tampoco es procedente hacer “cuestión de confianza” por estas iniciativas”.

Destacan además que “ha costado mucho esfuerzo y trabajo recuperar la plena democracia en el Perú”, teniendo como resultado la realización de elecciones libres y transparentes, que permitieron la sucesión de tres periodos presidenciales completos “de modo inédito en la historia”.

Suscriben la declaración los constitucionalistas Ernesto Alvarez Miranda (expresidente del Tribunal Constitucional); Natale Amprimo Pla (excongresista); Joseph Campos Torres; Angel Delgado Silva; Luis Castillo Córdova; Domingo García Belaunde; Victor García Toma (extitular del Tribunal Constitucional y exministro de Justicia); Anibal Quiroga León; Óscar Urviola Hani (expresidente del Tribunal Constitucional) y Jorge Luis Cáceres Arce.

Posición discordante

Para el constitucionalista César Landa, expresidente del Tribunal Constitucional, sí sería posible que el Ejecutivo plantee una cuestión de confianza sobre el adelanto de elecciones.

Sostuvo que el Parlamento tiene la potestad de aprobar o no reformas constitucionales, “pero también una potestad de representar al pueblo y los intereses que el pueblo está demandando, y no ser ajeno a ello impidiendo o demorando las reformas que son urgentes”.

En esa línea, Landa sostuvo que las diferencias entre Ejecutivo y Congreso “deben terminar sanamente mediante un diálogo y una composición mediante un adelanto de elecciones”.

Además el constitucionalista descartó que se trate de una iniciativa populista. “En una democracia madura, cuando hay esos empates irresolubles, en consecuencia se llama al pueblo, para que dirima”, sostuvo en Canal N.

TAGS RELACIONADOS