Nicolás Maduro, y sucesor de Hugo Chávez, consideró que consiguió un "triunfo electoral justo, legal y constitucional" sobre Henrique Capriles, al que venció por solo 230 mil votos de diferencia.

Maduro se mostró confiado de la victoria, pese a las denuncias de fraude en distintas mesas de votación.

"A este pueblo hoy podemos decirle que hemos tenido un triunfo electoral justo, legal, constitucional", dijo Maduro desde el Palacio de Miraflores ante una multitud de seguidores.

"Hice un gran esfuerzo recorriendo cada pueblo de esta tierra bolivariana, esfuerzo físico, emocional, moral, con el dolor del alma enfrentando la pérdida de nuestro comandante (Chávez)", agregó.

También denunció que su contrincante le ofreció un pacto electoral tras bambalinas. "El me estaba proponiendo que mandáramos a los jefes de campaña al CNE para hacer un pacto. Recibí la llamada del candidato Capriles y conversamos. El me transmitió su visión, yo le transmití la verdad. Le dije que el CNE dijera los resultados que son. Es la decisión del pueblo", dijo.

Para que no quede duda de su elección, Maduro pidió al Consejo Nacional Electoral (CNE) una auditoría de los votos tras con 50,66% frente al 49,07% del opositor Henrique Capriles.

"Yo le solicito oficialmente al Consejo Nacional Electoral la realización de una auditoría (…) para que no quede duda de los resultados electorales", dijo.

Pidió a la oposición que sepa administrar el resultado de este proceso "con humildad". "Hago este llamado con el espíritu de mi comandante y padre, Hugo Chávez, por favor, sepan administrar el resultado que han obtenido con humildad, sin prepotencia, sin retar a Venezuela entera, sin llamar a la violencia", afirmó.