La primera dama Nadine Heredia asumió el compromiso de difundir el valor nutricional de la quinua y de dar a conocer el esfuerzo de los agricultores en su cultivo, tras ser investida Embajadora Especial del Año Internacional de la Quinua.

En un acto celebrado en la , agregó que de esa manera busca recuperar la rica historia de la quinua y su extraordinario potencial, al que el mundo dirige ahora su mirada.

"El año internacional de la quinua atrae la atención mundial de este cultivo ante el desafío de alimentar a la población de este planeta en un contexto de cambio climático y escasez de recursos hídricos. Su gran capacidad para adaptarse a la sequía, a suelos pobres y a diferentes alturas convierte a la quinua en una esperanza"

"Como Embajadora Especial de la me comprometo a promover el acceso de la población a alimentos nutritivos, y a la difusión de la quinua como una opción viable y efectiva para combatir el hambre y la desnutrición, en la línea de lo planteado por los Objetivos del Milenio", expresó ante la asamblea.

Resaltó que el Gobierno peruano despliega una serie de acciones para impulsar la agricultura en las zonas alto andinas, donde se concentra el mayor porcentaje de pobres en el país.

"Al lado de este cultivo, de su valor cultural, científico, medicinal, y de su enorme variedad, se encuentra el trabajo de miles de familias del campo que hacen posible que llegue hasta nosotros. Me toca hacer visible este trabajo y las condiciones en que se realiza, para mejorarlo, hacerlo más extensivo, productivo y rentable, en primer lugar, para las familias agricultoras", resaltó.

En el acto de investidura, efectuado en la sede las Naciones Unidas en Nueva York, participaron el secretario general del organismo mundial, Ban Ki-Moon; el presidente de Bolivia, , y representaciones de los 193 países miembros de la ONU.