La primera dama, Nadine Heredia, admitió que el programa , que entró en revisión tras las numerosas intoxicaciones de escolares, requiere ajustes, durante su participación en la Trigésima Tercera celebración del Día Mundial de la Alimentación, en Roma.

La esposa de Ollanta Humala fue invitada a este evento por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en su calidad de Embajadora Especial de para el Año Internacional de la Quinua.

"Qali Warma, un programa de desayunos y almuerzos escolares, que lleva seis meses de implementación y llega a 2.6 millones niños y niñas, tiene aspectos por ajustar casi a diario, pero tiene como objetivo mejorar la nutrición y las posibilidades de que estos niños puedan desarrollar sus potencialidades, su inteligencia, su creatividad", aseveró.

Heredia dijo en ese sentido que se requiere voluntad y compromisos de largo plazo para incorporar seguridad alimentaria y nutrición en políticas y programas del Estado.

"Se trata también de cambiar hábitos de consumo para alimentarnos de manera saludable, además de apostar por el desarrollo agrícola en una acción integrada con la salud pública y la educación para el cambio de hábitos", añadió.

Sostuvo que asegurar sistemas alimentarios saludables y sostenibles no es simple, pero tampoco imposible, dado que se trata de un trabajo de largo aliento que solo verá resultados si los sucesivos gobiernos de los países se comprometen con una firme voluntad a que no falte el pan de cada día en las manos de cada niño, anciana, y poblador.