El ministro de Justicia, Gustavo Adrianzén, retó a las ONG Asociación Pro Derechos Humanos, Centro por la Justicia y Derecho Internacional, a donar los US$ 30,000 que recibirá del Estado a los familiares de los comandos muertos durante la Operación Chavín de Huántar en abril de 1997.

La Corte IDH mencionó que dicho monto debe ser entregado por parte del Estado a las ONG por concepto de los gastos efectuados por ellas en el proceso. En total, son US$ 10,000 a Aprodeh y US$ 20,000 a Cejil.

El ministro consideró que ellos no deberían "rasgarse las vestiduras" ya que ese monto debería de ir para los héroes nacional que murieron asesinados por sus patrocinados.

En otro momento, reiteró que al Estado se le encontró responsabilidad parcial por estos hechos al indicar que en su debido momento no se investigó sobre el particular.

Dijo además que la muerte del camarada 'Tito' se investiga desde el 2014 en la 58° Fiscalía.