fue destituido de su cargo de legislador por el pleno del y quedó inhabilitado por diez años para ejercer cualquier cargo en el sector público, luego de encontrársele culpable del recorte de sueldos al personal de su despacho en beneficio propio.

Anoche, en una votación que tuvo una mayoría amplia, el pleno del Congreso decidió su desafuero parlamentario por 81 votos a favor, cero en contra y 5 abstenciones.

Una hora antes, los legisladores habían aprobado, con 84 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones, por los presuntos delitos de concusión y enriquecimiento ilícito.

Minutos antes de que su vote su desafuero, el ahora exlegislador Urtecho dio sus descargos ante los congresistas. Señaló que no fue a defenderse ni a justificar sus actos, "he venido con un corazón contrito y humillado, gracias a Dios que estoy con vida porque con todo lo que me ha pasado me ha podido dar un derrame".