Los dirigentes de Islay solo piden que se cancele el proyecto minero de de Southern Copper Corporation, en la región Arequipa, y eso "no es dialogar", señaló hoy el Ministerio de Energía y Minas ().

"Ellos (los dirigentes) supuestamente quieren dialogar pero en realidad cuando uno se sienta con ellos, siempre sacan una serie de argumentos contra el proyecto y no quieren el proyecto a pesar de que todas sus preocupaciones se les ha dicho que podemos tomarlas en cuenta", dijo el viceministro de Minas, Guillermo Shinno

Indicó que la Gobernadora Regional de Arequipa, Yamila Osorio, ha ofrecido contratar una consultora internacional para que apoye a los dirigentes a poder plantear todas sus preocupaciones y ni siquiera aceptan ese planteamiento.

Recordó que luego de la desestimación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) inicial del proyecto en el 2011, la empresa elaboró un nuevo estudio y realizó diversos talles y audiencias para dar a conocer el nuevo estudio pero aparecieron "dirigentes que tienen otra motivación para la cancelación del proyecto".

"Estos dirigentes, de alguna manera, han inducido a la población a contra posibles afectaciones que en realidad no tienen fundamento", enfatizó.

Shino precisó que los dirigentes primero se oponían al uso del agua del río Tambo por parte de Tía María porque iba a afectar a la agricultura pero la empresa corrigió eso y usará el agua desalinizada del mar.

"Hoy día hablan de los polvos y se les ha explicado que los polvos tampoco es una preocupación, porque las voladuras van a ser alrededor del mediodía cada dos días y que durante el día predominantemente la dirección del viento es contraria a la dirección del valle, todo eso está controlado", acotó.

Sin embargo, advirtió que los dirigentes opositores al proyecto sacan "nuevos argumentos y nuevas variables", tales como el área del proyecto que en total tendrá alrededor de 2,700 hectáreas y no 5,000 hectáreas como dicen los dirigentes.

Shino precisó que siempre va a haber preocupaciones sobre algún proyecto mineros, y por más que las autoridades explique a la población no entenderán todo el proyecto.

"Es ahí donde estos dirigentes que están en contra le van creando percepciones a la gente de que el proyecto sea dañino para su salud", dijo.

Asimismo, espera que la difusión de los audios en los que los dirigentes opositores piden dinero para dejar de lado las protestas "tenga efecto en la población", y que el con la Fiscalía tomen las acciones correspondientes para determinar responsabilidad y sancionar.

Pero reconoció que falta un poco más de "trabajo político" en Islay para poder hacer que la población no le crea a malos o seudo dirigentes.

"Yo he estado en Cocachacra, hemos querido conversar, hemos querido dialogar y no he podido porque ellos lo único que quieren escuchar es que el proyecto se cancele y eso no es diálogo", subrayó.

Finalmente, solicitó calma a la población de Islay porque hay que reestablecer el orden en la zona, y seguir buscando el diálogo para "lograr entendimientos y disminuir sus preocupaciones".