El esposo de Keiko Fujimori, Mark Vito Villanella, informó que la evolución de la salud de la lideresa de Fuerza Popular todavía es incierta, debido a que no se conocen los resultados de los exámenes a los que fue sometida.

"Estamos esperando los resultados para ver si hay diagnóstico o necesita tomar más exámenes", indicó a la prensa. Las pruebas a las que fue sometida la excandidata presidencial comenzaron el lunes.

Mark Vito detalló que Keiko Fujimori ingresó el sábado a la clínica Centenario "con un fuerte dolor en el pecho" y la presión alta. Por ello, se le administró medicamentos por vía intravenosa para estabilizarla y practicarle los exámenes correspondientes.

"La prueba de esfuerzo le tomaron hace dos años y los resultados fueron espectaculares, pero hoy obviamente no ha sido lo esperado, no se necesita ser doctor para notar que su salud no está bien", expresó.

La lideresa fujimorista fue trasladada de urgencia a la clínica la noche del sábado desde el Penal Anexo de Mujeres de Chorrillos por problemas coronarios.

El cardiólogo Juan Menéndez García, quien la atendió hace unas semanas cuando presentó las primeras molestias, recomendó que sea sometida a una prueba de esfuerzo, a una tomografía coronaria, a una evaluación neurológica y a otros exámenes.

Mark Vito consideró que lo "positivo" de este hecho ha sido poder acompañar a Keiko Fujimori por más horas de lo que se le permitía en el penal de Chorrillos.

“Si hay algo positivo para rescatar de todo esto es que tuve la oportunidad de estar a su lado por más tiempo del que podía en estos once meses”, manifestó.

TAGS RELACIONADOS