Módulos Temas Día

El legado económico de Margaret Thatcher en Gran Bretaña

Visto como un gobierno que “destruía al mismo tiempo que creaba”, la primera y única mujer que llevó a tres victorias consecutivas al partido conservador de Gran Bretaña, falleció hoy a los 87 años de un accidente cerebrovascular.

(Reuters)

Martin HutchinsonColumnista de Reuters Breakingviews

El Gobierno de Margaret Thatcher fue "schumpeteriano": destruía al tiempo que creaba.

Sus elevadísimas tasas de interés y una libra esterlina fuerte devastaron a la industria. Luego, su reforma de 1986 destruyó a la "City" de Londres. Pero su reducción de las tasas de impuestos marginales y la derrota de los sindicatos restauraron la vitalidad económica de Gran Bretaña.

Thatcher no fue criada como una conservadora. Su padre, un exitoso alcalde de Grantham, era un seguidor liberal del Gobierno Nacional de 1931.

Ella no compartió ni el paternalismo de Benjamin Disraeli ni la creencia de Lord Liverpool de que la economía conservadora de libre mercado debía ser atemperada por el respeto de las instituciones existentes orgánicas y establecidas.

Su reforma de la City de Londres de 1986 estuvo basada en una ideología que no tuvo en cuenta tres siglos de historia financiera británica. En ese evento, socavó a los bancos minoristas de Londres y con ellos la ventaja comparativa británica en los servicios financieros.

Tuvo otros fracasos. El establecimiento en Rodesia-Zimbabue de 1979-1980 no brindó una protección adecuada a los derechos civiles de los rodesianos.

No logró tener suficiente escepticismo sobre el estimado del costo del túnel del Canal de la Mancha, dejando a Gran Bretaña con una conexión continental pequeña en lugar de un lazo más amplio y propicio económicamente que hubiera provisto un puente.

Algunos piensan que también fracasó en abrazar la integración europea, mientras otros concluirán que hizo muy poco por mantener a Gran Bretaña lejos del liderazgo de Bruselas.

Thatcher fue acusada de ser excesivamente confrontativa. Sin embargo, su acercamiento combativo le permitió mantener su gabinete en línea en los difíciles años de 1980-1982, cuando un tipo de cambio sobrevaluado y altas tasas de interés estaban destruyendo gran parte de la capacidad manufacturera británica.

Su determinación también la llevó a vencer a un oponente con menor poder militar en el conflicto de las Islas Malvinas, un triunfo que le aseguró su propia supervivencia política.

Jugó un papel importante de apoyo al presidente de Estados Unidos Ronald Reagan en la caída del comunismo soviético y apoyó al mandatario George H.W. Bush en la primera guerra del Golfo.

De hecho, su deseo de confrontar fue una fortaleza clave. Sin eso, no podría haber derrotado a los poderosos sindicatos principalmente los mineros y esta fue una victoria esencial para la supervivencia económica del país.

Leer comentarios ( )

Ir a portada