PARÍS, Reuters).- El presidente francés, el socialista , se encamina el domingo a consolidar su posición en el poder con una mayoría de izquierda en el Parlamento, tras una primera ronda de elecciones legislativas.

El presidente podría incluso ser Proyecciones iniciales de sondeos, basadas en un conteo parcial de votos, sugirió que el bloque socialista central de Hollande podría conseguir entre 283 y 329 escaños en la Asamblea Nacional, de 577 miembros, en la segunda ronda del domingo próximo, lo que le daría un giro a la izquierda a la cámara Baja por primera vez en una década.

El sondeo de CSA mostró que el bloque socialista obtendría entre 283 y 329 escaños en la Cámara Baja, y que sus aliados del Partido Verde se adjudicarían entre 12 y 18 asientos, lo que sugiere que Hollande podría contar con los 289 asientos que necesita para obtener una mayoría simple tras la votación de segunda vuelta del domingo próximo.

CSA estima que los conservadores podrían obtener entre 210 y 263 escaños y que el partido de extrema derecha Frente Nacional podría ganar tres cupos.

Una proyección de Ipsos arrojó conclusiones similares, basada en un conteo parcial de votos, mientras que TNS Sofres fue el único centro de investigación que estimó que los socialistas y los verdes no alcanzarían una mayoría absoluta en el peor de los escenarios.

La votación representó otro avance simbólico para la izquierda después de que sus representantes tomaran el control del Senado en el 2011 y de que ganaran la presidencia en mayo, por primera vez desde 1988.

Una participación baja, de menos de un 60%, que analistas opinan juega en contra de la izquierda, podría frenar el que de otro modo sería un gran triunfo para Hollande.

Presiones"Hay un ganador en la izquierda, pero no (es) un gran ganador. Es una mayoría relativa y no una mayoría absoluta. En una crisis se necesitaba una mayoría absoluta", dijo Stephane Rozes, analista de la consultora política, CAP.

Hollande, que llegó a la presidencia tanto por el rechazo al conservador expresidente como por la incapacidad de éste para contener un alza del desempleo, necesita poder para gobernar sin restricciones mientras prepara ajustes presupuestarios en la segunda mayor economía de Europa, entre ellos posibles recortes del gasto.

Además, Hollande es presionado por Berlín para que acceda a entregar a instituciones de la Unión Europea más control sobre los presupuestos nacionales y para que se avance hacia una unión fiscal, medidas a las que se oponen los comunistas y la izquierda dura en el Parlamento.

Es difícil dar un pronóstico exacto sobre el balance del Parlamento porque cualquier candidato que sea elegido por más de un 12,5% de los votantes registrados puede pasar a la segunda ronda del 17 de junio, lo que significa que tres candidatos pueden enfrentarse en muchos de los distritos electorales.